La ayuda humanitaria llega a Gaza tras el alto el fuego

Después de 50 días de sangrienta guerra, una larga fila de camiones era visible en el paso de Kerem Shalom, mientras en Rafah más de 200 toneladas de ayuda humanitaria entraron en el territorio ...
Camiones cargados con provisiones entran en la Franja de Gaza desde Israel por el paso de Kerem Shalom, en Rafah
Camiones cargados con provisiones entran en la Franja de Gaza desde Israel por el paso de Kerem Shalom, en Rafah (AFP)

Gaza

Ayuda humanitaria y productos de consumo empezaban a ingresar hoy en la Franja de Gaza, enclave palestino devastado por 50 días de sangrienta guerra, donde se espera ahora, tras el alto el fuego, una flexibilización del bloqueo impuesto por Israel. Israelíes y palestinos pusieron fin el martes por la noche a la guerra, la tercera en seis años en Gaza, tras un acuerdo de alto el fuego indefinido. Desde entonces, los gazatíes intentan retornar a la normalidad en un territorio destrozado por los bombardeos.

Desde el 8 de julio, inicio de las hostilidades, murieron más de 2,140 palestinos en esta estrecha franja de tierra ubicada entre Israel, Egipto y el mar Mediterráneo. Once mil personas resultaron heridas. Las pérdidas materiales han sido enormes también. Cerca de 500 mil gazatíes --un cuarto de la población-- se han visto desplazados por la guerra y muchos de ellos perdieron sus casas.

Unas 55 mil casas fueron alcanzadas por los bombardeos israelíes, de las que 17,200 quedaron total o casi totalmente destruidas, según la ONU. Unas cien mil personas necesitan urgentemente soluciones para realojarse, indica este fuente. El bloqueo que asfixia la economía del enclave impide la entrada de numerosos materiales de construcción. En efecto, Israel no deja pasar productos que puedan servir para fabricar armas, especialmente cohetes, o construir túneles utilizados para atacar al estado hebreo.

Sin embargo, tras el acuerdo que propició el alto el fuego bajo patrocinio egipcio, Israel se compromete a flexibilizar este cerco económico en torno a Gaza. Israel indicó que los pescadores de Gaza podrán faenar hasta 6 millas náuticas (once kilómetros) en lugar de las tres actuales, y posteriormente se ampliará a doce millas.

Israel aseguró también que flexibilizará las restricciones a la entrada de bienes y autorizó el tránsito de la ayuda humanitaria y algunos materiales de construcción por los pasos de Erez y Kerem Shalom.

Larga fila de camiones

Hoy en Kerem Shalom era visible una larga fila de camiones. La mayoría estaban cargados con mercancías para las tiendas de Gaza, y otros llevaban las siglas de la agencia de la ONU para la ayuda a los refugiados palestinos (UNRWA), y traían ayuda humanitaria. En cambio no se veía ningún material de construcción.

Los israelíes controlan todos los pasos fronterizos de Gaza, salvo el paso de Rafah, que une el enclave con Egipto. El miércoles, por primera vez desde 2007, un convoy de ayuda humanitaria del PAM (Programa Mundial de Alimentos) pudo atravesar la frontera egipcia para ingresar en la Franja de Gaza, con suficientes alimentos para 150 mil personas durante cinco días.

Mas de 200 toneladas de ayuda humanitaria de Arabia Saudita, sultanato de Omán y Turquia, entraron también por Rafah a la Franja de Gaza.

Advertencia de Netanyahu

Pero el futuro se anuncia aun complejo, después de las advertencias del primer ministro Benjamin Netanyahu, que no está dispuesto a tolerar ni un solo ataque. Hamas rechazará cualquier intento de desarmar a sus combatientes, declaró por su parte en Doha Jaled Meshaal, uno de sus principales dirigentes.

"Las armas de la resistencia son sagradas. Y no aceptaremos que figuren en el orden del día" de las próximas negociaciones previstas en el acuerdo de alto el fuego, dijo este dirigente exiliado. La mayoría de los israelíes piensa que ni Israel ni Hamas han ganado la guerra.

El 54% de los israelíes piensa que ninguna de las dos partes ha salido victoriosa de este conflicto, frente al 26% que cree que Israel ganó la batalla y un 16% que fue Hamas, según un sondeo publicado hoy.