• Regístrate
Estás leyendo: Ayuda humanitaria empieza a entrar en ciudades asediadas de Siria
Comparte esta noticia
Martes , 21.08.2018 / 13:42 Hoy

Ayuda humanitaria empieza a entrar en ciudades asediadas de Siria

Decenas de camiones llegaron a localidades sitiadas, con 486,700 personas, en una primera asistencia desde el acuerdo de Múnich, mientras 500 rebeldes entraban al país por la frontera turca.

Publicidad
Publicidad

Varias decenas de camiones portando ayuda humanitaria pudieron entrar hoy a ciudades y localidades sitiadas en Siria, en una primera asistencia desde el acuerdo de Múnich (Alemania) sobre un acceso directo a la población civil en este país devastado por la guerra.

De visita en Damasco, el emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció el martes el envío de esta ayuda, y provocó la ira del régimen de Damasco al señalar que las autoridades tenían el "deber" de permitir a Naciones Unidas ayudar a la población.

Un total de 486,700 personas se en cuentran en zonas sitiadas y 4.6 millones en otras de difícil acceso, según la Oficina de la ONU para la Ayuda Humanitaria (OCHA).

"El convoy comenzó a entrar en Muadamiyat al Sham. Se trata de 35 camiones que transportan 8,800 sacos de harina, 4,400 raciones de comida, además de alimentos energéticos, medicamentos y equipamientos obstétricos", afirmó más temprano a la AFP Muhanad al Asadi, delegado de la Media Luna Roja.

El coordinador humanitario de la ONU en Siria, Yacub el Hillo, dijo que con esta ayuda, la organización espera llegar a unas 93 mil personas. Unas 30 mil personas en Muadamiyat al Sham, 42 mil personas en Madaya, cerca de Damasco, mil en Zabadani y 20 mil en Fua y Kafraya (noroeste).

El Hillo habló a la prensa que acompañaba un camión que iba a Madaya, la ciudad sitiada cercana a Damasco en la que se reportaron casos de desnutrición grave y de muerte por hambre. Asimismo, una clínica móvil llegó a Madaya, según la Media Luna Roja.

"Esperamos que este enorme trabajo siga (...) pero hay que tratar la raíz del problema y levantar todos los asedios contra regiones donde haya civiles que sufren, ya sea en Deir Ezzor (este), Fua, Madaya o Ghuta oriental", estimó.

Más tarde, un convoy de tres camiones llegó a Madaya, y uno a Fua y Kafraya, "otros camiones llegarán", según El Hillo. Destruida por casi cinco años de conflicto, Siria afronta una crisis humanitaria de una gravedad extrema, con más de la mitad de sus 23 millones de habitantes desplazados.

En Múnich, el 12 de febrero, el Grupo Internacional de Apoyo a Siria, del que forman parte, entre otros, Estados Unidos y Rusia, decidió permitir el ingreso "inmediato" de la ayuda humanitaria para los civiles. En virtud de este acuerdo, se preveía que un centenar de camiones llegaran el miércoles a algunas ciudades asediadas.

La canciller alemana, Angela Merkel, estimó hoy que la situación humanitaria es "insoportable", e insistió en su propuesta de crear una zona de exclusión aérea para proteger a los civiles.

Ankara defiende crear una "zona de seguridad"

En el terreno, Turquía, que acusa a las milicias armadas kurdas de ser "terroristas", bombardeó desde el sábado sus posiciones al norte de Alepo, la gran ciudad del norte de Siria.

Además, esta tarde un atentado con coche bomba en pleno centro de Ankara contra vehículos militares provocó al menos 28 muertos y 61 heridos. Hasta ahora no fue reivindicado.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que su país no aceptará nunca la creación de un bastión kurdo al sur de su frontera con Siria, por lo que "no tenemos ninguna intención de cesar" los bombardeos contra las milicias kurdas sirias.

Poco antes, el viceprimer ministro turco, Yalçin Akdogan, indicó que Turquía mantiene su proyecto de una "zona de seguridad" en las regiones sirias fronterizas, incluyendo la ciudad de Azaz, donde está bombardeando para impedir que las fuerzas kurdas la tomen.

En los últimos días, la artillería turca ha disparado contra las posiciones de las milicias kurdas, que han aprovechado la ofensiva del régimen en la provincia de Alepo para avanzar hasta las inmediaciones de Azaz, a menos de 10 km de la frontera.

Quinientos rebeldes cruzan frontera

Hoy, al menos 500 rebeldes sirios cruzaron la frontera turca para ir a la ciudad siria de Azaz, en la provincia de Alepo (norte), en donde los insurgentes han sufrido una serie de derrotas frente al ejército sirio y las fuerzas kurdas, informó una ONG.

"Al menos 500 rebeldes cruzaron el puesto fronterizo de Bab al Salame para ir a la ciudad de Azaz, donde brindarán apoyo a los insurgentes frente a la progresión de las fuerzas kurdas en el norte de la provincia", dijo a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Entre estos rebeldes hay "combatientes islamistas y no islamistas, todos armados", añadió Rahman, sin dar más detalles. El 14 de febrero, cerca de 350 rebeldes habían cruzado ya la frontera, por el puesto fronterizo de Atme, con armas ligeras y pesadas.

Los rebeldes han perdido en las últimas semanas varias localidades en la provincia de Alepo tras una gran ofensiva del ejército sirio, apoyada por la aviación rusa.

Las fuerzas kurdas, aprovechando el debilitamiento de los insurgentes, han realizado también avances en esta provincia. Los kurdos de Siria buscan crear una región autónoma en la frontera con Turquía, similar a la de los kurdos de Irak.

Por su lado, la aviación rusa efectuó nuevos bombardeos al norte de Alepo, para ayudar al ejército regular sirio a tomar las dos localidades rebeldes de Anadan y Haytan, lo que supondría un corte total entre la ciudad de Alepo y Turquía.

Médicos Sin Fronteras indicó que 25 personas murieron en el bombardeo efectuado el lunes contra un hospital al que ayudaba en la provincia de Idleb (noroeste). El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) atribuyó el bombardeo a aviones rusos. Rusia por su lado desmintió haber atacado ningún hospital.

Indulto de Al Asad

En Damasco, el presidente sirio, Bashar al Asad, declaró hoy un indulto para los desertores del Ejército nacional que estén tanto dentro como fuera del país, informó la agencia de noticias oficial Sana.

La fuente precisó que Al Asad emitió un decreto que perdona la pena a los desertores militares y da un plazo de treinta días a los que se encuentren dentro del territorio sirio para entregarse a la justicia. Además, concede un ultimátum de sesenta días a aquellos que estén huidos fuera del país y quieran legalizar su situación.

Desde el estallido del conflicto en Siria, en marzo de 2011, el jefe de Estado ha decretado varias amnistías, aunque generalmente siempre ha excluido de ellas a quienes tuvieran "las manos manchadas de sangre".

El último indulto declarado por Al Asad fue en julio pasado para los autores de crímenes referidos al incumplimiento de la ley castrense, entre ellos la deserción, con la condición de que los infractores se entregaran a las autoridades.

El decreto de hoy se produce después de una visita ayer a Damasco del enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, quien se entrevistó con el ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, en un intento de impulsar las negociaciones de paz entre el régimen y la oposición.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.