Mueren investigadores del VIH/sida en avión malasio

Cerca de 100 pasajeros del Boeing 777 viajaban hacia Melbourne, para acudir a la vigésima Conferencia Internacional sobre Sida, que comienza mañana.
Joe Lange, ex presidente de IAS.
Joe Lange, ex presidente de IAS. (Peter Lowie/AP)

Melbourne

Un influyente experto holandés en la lucha contra el sida estaba entre los 298 pasajeros de un avión malasio que fue derribado en Ucrania, junto a otras personas que se dirigían a una conferencia internacional en Melbourne, Australia.

Cerca de 100 pasajeros del Boeing 777 viajaban hacia Melbourne, para acudir a la vigésima Conferencia Internacional sobre Sida, que comienza mañana; sin embargo, medios internacionales señalan que las noticias eran contradictorias para dar una cifra precisa.

Joep Lange, ex presidente de la Sociedad Internacional sobre el Sida (IAS, por su sigla en inglés), pasó más de 30 años investigando y luchando contra el VIH y el sida, era conocido por defender un acceso barato a los tratamientos en los países pobres.

Chris Beyrer, presidente electo de la IAS, dijo que si las noticias sobre la muerte de Lange eran ciertas, “entonces, en verdad el movimiento contra el VIH/sida ha perdido a un gigante”.

La premio Nobel Françoise Barré-Sinoussi, codescubridora del virus que causa el sida y presidenta de la IAS, dijo a la prensa que la conferencia seguirá adelante por respeto a las vidas perdidas, “porque sabemos que es lo que hubieran querido que hiciéramos”.

Bill Clinton, ex presidente de EU, ofrecerá una charla en la conferencia de la semana que viene, que reúne a miles de científicos y activistas de todo el mundo para abordar los últimos avances en la investigación del VIH y el sida.

Entre las víctimas se encuentra el portavoz en Ginebra de la Organización Mundial de la Salud.

La Sociedad Internacional sobre el Sida emitió un comunicado expresando su pesar sus colegas y amigos viajaban a bordo del avión.

La aeronave, que volaba de Ámsterdam a Kuala Lumpur, en Malasia, se estrelló el jueves con 298 personas a bordo. Autoridades de inteligencia de EU creen que un misil tierra-aire derribó la nave, pero aún no está claro quién lo disparó.