EgyptAir, una compañía aérea en la tormenta

La firma nacional egipcia enfrenta una caída en ventas desde 2011, aunque su flota es considerada como “moderna”.
Familiares de las víctimas del vuelo siniestrado.
Familiares de las víctimas del vuelo siniestrado. (Khaled Desouki a AFP)

El Cairo

Afectada por una huelga de sus pilotos a inicios de mayo, la compañía EgyptAir había anunciado recientemente promociones de sus vuelos nacionales e internacionales. Precios muy bajos ofrecidos por el dueño, Safwat Mesallam, para relanzar su actividad tras la caída de los últimos años por las turbulencias políticas desde la rebelión popular (primavera árabe) de 2011. Pero la venerable línea aérea, fundada en El Cairo en 1932, sigue sin poder salir de la encrucijada.

En la madrugada del miércoles al jueves, sus técnicos perdieron contacto radial con el avión que hacía la ruta París-El Cairo. El Airbus A320, uno de los 11 que aseguran la línea entre las capitales francesa y egipcia, se estrelló en el mar Mediterráneo. El aparato apareció todavía en las pantallas de control a las 2:37 horas, cuando entró en el espacio aéreo egipcio, hizo dos virajes brutales y cayó desde 22 mil pies. A bordo iban 10 miembros de la tripulación y 56 pasajeros.

No es la primera catástrofe que conoce EgyptAir. Según el sitio de información AirFleets, cinco accidentes ocurrieron desde 1985 con saldo de 296 personas muertas. El último se remonta a 2011: un incendio en el cabina del piloto que no dejó víctimas. En marzo anterior, un hombre "psicológicamente inestable" detonó un aparato en el vuelo Alejandría-El Cairo, sin causar víctimas.

Hace siete meses, Rusia cuestionó la reputación de EgyptAir y más ampliamente la seguridad de los aeropuertos egipcios cuando un Airbus A321 de la línea rusa Metrojet, que partió del balneario de Sharm el-Sheij, se estrelló en el Sinaí. No hubo sobrevivientes entre los 224 pasajeros a bordo. Un atentado con bomba fue reivindicado por el brazo egipcio del grupo Estado Islámico (EI). Una semana después, la autoridad de la aviación civil rusa prohibió todos los vuelos de la compañía nacional egipcia con destino a Rusia.

Pese a los hechos, EgyptAir no figura en la lista negra de la Comisión Europea de las líneas borradas del cielo europeo por falta de seguridad. Según su informe anual 2013-2014, la firma movió 7.2 millones de pasajeros en ese periodo, es decir, cerca de 400 mil viajeros menos que en 2012-2013. La compañía cubre a la fecha 70 ciudades en 50 países.

Su flota, compuesta de unos 60 aviones, no es vetusta. La edad promedio de sus aparatos —los Airbus, los Boeing y los Embraer— es de 12 años, como el de los aparatos de Air France. Pero los pilotos denunciaron recientemente fallas técnicas en algunos aviones y condiciones de trabajo difíciles, con jornadas de 14 horas de vuelo.

La nueva tragedia es un golpe severo para la firma, la cual, desde 2011, junto a la baja del turismo por las causas políticas, ya enfrentaba fuertes pérdidas: más de 11 mil millones de libras egipcias (mil millones de euros), según el sitio de información egipcio Aswat Masriya. Los hechos del miércoles pueden frenar los proyectos de desarrollo de EgyptAir. Hace tres meses, la compañía, miembro de la red Star Alliance, negociaba con el fabricante ruso Sukhoi la adquisición de 50 aparatos del tipo Superjet 100. Según la agencia Ecofin, EgyptAir se preparaba también para lanzar este año su primer avión alimentado con biocarburantes.