Buzos continúan con la búsqueda de las cajas negras del avión de AirAsia

Los dispositivos que registran datos de vuelo y el sonido de cabina, cruciales para ayudar a determinar qué causó el accidente, se encuentran en la zona trasera de la nave.

Indonesia

Los buceadores esperaban localizar el jueves las cajas negras del vuelo 8501 de AirAsia, después de que las operaciones de búsqueda y rescate recibieran un necesitado impulso con el descubrimiento de un fragmento de la cola del avión, casi dos semanas después de que se precipitara hacia el mar matando a todos los que iban a bordo.

Los dispositivos que registran datos de vuelo y el sonido de cabina, cruciales para ayudar a determinar qué causó el accidente, se encuentran en la zona trasera de la nave.

Los buceadores y al menos seis barcos equipados con detectores submarinos buscaban en la zona cuando un sumergible no tripulado localizó la cola el miércoles, en el décimo día de búsquedas, señaló Suryadi B. Suryipadi, coordinador de la operación de búsqueda y rescate de una base de la fuerza aérea en Pangkalan Bun, cerca de la zona de búsqueda.

El fuselaje se encontró boca abajo y parcialmente enterrado en el lecho marino, a unos 9 kilómetros (6 millas) de donde la torre de control perdió el contacto el 28 de diciembre con el Airbus A320, que llevaba a 162 personas entre pasajeros y tripulantes. La nave estaba cerca de la mitad de su trayecto entre la ciudad indonesia de Surabaya y Singapur.

Su número de registro, PK-AXC, y parte del logo de AirAsia visible en las imágenes submarinas confirmaron que se trataba del avión desaparecido, señaló Suryipadi.

Los buceadores no pudieron hacer progresos el jueves. El mar de Java es relativamente poco profundo, de unos 30 metros (100 pies), pero éste es el peor momento del año para una operación de recuperación. Las lluvias del monzón y el viento provocan un fuerte oleaje y enturbian el agua con sedimentos de los ríos.

"Su misión era comprobar si las cajas negras siguen en sus posiciones o se han soltado", dijo el jefe de la agencia de Búsqueda y Rescate, Henry Bambang Soelistyo. "Pero la fuerte corriente y una visibilidad de menos de un metro complican sus esfuerzos".

Equipos de expertos de Indonesia y Francia buscaban una estrategia para encontrar y retirar las cajas negras de la cola del avión, indicó.

El director ejecutivo de AirAsia, Tony Fernandes, tuiteó el miércoles que las cajas negras debían estar en la cola.

La prioridad de la aerolínea sigue siendo recuperar todos los cuerpos "para disminuir el dolor de nuestras familias", señaló.

La compañía, mientras tanto, dijo que las familias de quienes murieron serán compensadas de acuerdo a las leyes indonesias.

Cada una recibirá 100.000 dólares (1.250 millones de rupias), dijo a reporteros en Surabaya el presidente de AirAsia Indonesia, Sunu Widyatmoko.

Por ahora se han encontrado 40 cuerpos. Las autoridades esperan que muchos de los 122 cuerpos aún desaparecidos se encuentren dentro del avión, que se cree está cerca de la cola.

El mal tiempo se considera un factor que contribuyó a la tragedia.

Justo antes de perder el contacto, el piloto dijo a los controladores aéreos que se acercaba a nubes amenazadoras, pero no recibió permiso para ganar altitud debido al intenso tráfico aéreo. La nave no envió señal de socorro.

Hallar las cajas negras será vital para la investigación. Estos dispositivos ofrecen información esencial sobre el avión, así como las últimas conversaciones entre el piloto y el copiloto. Las balizas de localización aún tienen 20 días de batería antes de apagarse, pero las grandes olas impidieron el despliegue de naves que arrastran localizadores de balizas.