Cierra un año trágico la aviación de Malasia

Confirman desaparición de aeronave con 162 pasajeros. “No tenemos idea de lo qué salió mal”, señala director de AirAsia.
Los familiares esperan noticias en el aeropuerto de Surabaya.
Los familiares esperan noticias en el aeropuerto de Surabaya. (Fully Handoko/EFE)

Yakarta

Un año trágico para la aviación en el sureste asiático empeoró anteayer cuando el Airbus 320-200 de la compañía malasia AirAsia, con 162 personas a bordo, desapareció mientras volaba sobre tormentosas aguas de Indonesia en su trayecto de Surabaya a Singapur.

Las malas condiciones meteorológicas al suroeste de la isla de Borneo podrían haber propiciado la desaparición del vuelo QZ8501, que despegó ayer por la mañana de Surabaya, la segunda ciudad más grande de Indonesia, y estaba a medio camino cuando se perdió del radar tras 42 minutos de vuelo.

Según AirAsia, en el vuelo había 156 indonesios, tres surcoreanos, un malasio, un singapurense, un británico y un francés (el copiloto).

No hubo señales de emergencia del avión bimotor de un solo pasillo, dijo Djoko Murjatmodjo, director general de transporte de Indonesia.

La última comunicación entre la cabina y el control de vuelo fue a las 6:13 horas, cuando uno de los pilotos "pidió evitar las nubes virando a la izquierda y subiendo a 34 mil pies (10 mil 360 metros)", dijo Murjatmodjo.

Los gobiernos de Indonesia, Singapur y Malasia lideran la operación de búsqueda y rescate cerca de la isla de Belitung, en el Mar de Java, el área donde se perdió contacto con el QZ8501, si bien no hubo señales del paradero de la aeronave más de 12 horas después de la última comunicación.

En el aeropuerto de Surabaya, familiares de los pasajeros se lamentaban entre llantos y abrazos, como Nias Adityas, un ama de casa de Surabaya, abrumada por el dolor cuando encontró el nombre de su esposo, Nanang Priowidodo, en la lista.

La búsqueda había sido suspendida antenoche pero se reanudó en las primeras horas de ayer, informó Achmad Toha, de la agencia de búsqueda y rescate de Indonesia.

El director general de AirAsia, Tony Fernandes, viajó a Surabaya y dijo ante la prensa que el enfoque debe ser la búsqueda y los familiares, más que conocer la causa del accidente.

"Por el momento no tenemos idea de lo que salió mal", dijo Fernandes, un empresario malasio que fundó la aerolínea de bajo costo en 2001. "No hagamos conjeturas por ahora".

Se trata del tercer drama aéreo ligado con Malasia este año. Un Boeing 777 de Malaysia Airlines desapareció el 8 de marzo poco después de despegar de Kuala Lumpur hacia Pekín, con 239 personas a bordo del vuelo MH370 y aún se ignora su paradero.

Otra nave de la misma aerolínea fue derribada sobre el este de Ucrania mientras cubría la ruta entre Amsterdam y Kuala Lumpur el 17 de julio. Las 298 personas que iban en la aeronave fallecieron.

Indonesia es un archipiélago de 17 mil islas dependiente del transporte aéreo y tiene uno de los peores balances en Asia en seguridad aérea.