• Regístrate
Estás leyendo: Sin avances sobre TPP en visita de Obama, admite Japón
Comparte esta noticia

Sin avances sobre TPP en visita de Obama, admite Japón

El ministro de Economía japonés reconoció la ausencia de un acuerdo de base con EU sobre un Tratado de libre comercio transpacífico a pesar de las intensas conversaciones mientras el presidente estadunidense finalizó su visita, en la que insist

Publicidad
Publicidad

El ministro de Economía de Japón declaró el viernes que Tokio no había llegado a un acuerdo de base con Washington sobre un Tratado de libre comercio transpacífico (TPP), a pesar de las intensas conversaciones durante la cumbre bilateral. No obstante, se vislumbró alguna esperanza de que Tokio y Washington superaran su impase en las negociaciones, actualmente estancadas, durante la visita del presidente estadounidense Barack Obama a Tokio.

En declaraciones realizadas algunas horas antes de la partida de Obama, sin embargo, el ministro del ramo, Akira Amari, cuyo cargo en realidad es el de ministro de la Revitalización económica, dijo que lo que se había logrado no era "un acuerdo de base, aunque sí hubo progresos". "En las conversaciones entre los dos líderes (Obama y el primer ministro conservador Shinzo Abe) y ministros, pudimos confirmar cuál es el camino para resolver algunas importantes cuestiones pendientes entre Japón y Estados Unidos", dijo Amari a la prensa.

Japón y Estados Unidos están dispuestos a "cooperar para ayudar a acelerar las conversaciones con otros países participantes en esta asociación transpacífica (TPP) para lograr una pronta conclusión" de la misma, señaló. Obama y Abe no lograron llegar a un acuerdo sobre el TPP en una reunión cumbre que tuvo lugar el jueves, pero dieron órdenes a sus delegados para que continuaran las negociaciones.

Obama instó a Japón a tomar "medidas audaces" para poder sellar el TPP, un gran acuerdo que cubrirá aproximadamente al 40% de la economía global, y además se trata de un aspecto central para el presidente de EU para un nuevo enfoque de las relaciones estadunidenses con Asia.

Este ambicioso acuerdo, que concierne a doce naciones con costas sobre el Océano Pacífico (algunas latinoamericanas) se ha estancado entre Tokio y Washington a causa de aspectos claves, que incluyen, por ejemplo, los aranceles japoneses a las importaciones agrícolas, y el acceso de Estados Unidos al mercado automotriz de su gran "aliado" asiático.

Obama llegó a Tokio el miércoles de noche en la primera etapa de su gira asiática, que también lo llevará a Corea del Sur, Malasia y Filipinas. Precisamente, este viernes llegaba a Seúl, segunda etapa de la misma. Aproximadamente hace un año atrás, Japón se comprometió casi simultáneamente en las negociaciones del TPP y en otras para lograr también un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE).

Si la conclusión de este TPP, tan deseada por Estados Unidos, que esperaba lograrla a fines de 2013, se ha postergado, la opinión generalizada es esencialmente que Japón se ha negado a los llamados insistentes estadunidenses, precisamente, por lo que concierne a su mercado agrícola. Uno de los motivos de esta resistencia sería que el conservador Abe tiene una buena parte de su apoyo electoral en el sector rural de la población nipona.

Ironías del destino: Japón fue el último país en unirse a este proceso de creación del TPP, a causa de la insistente demanda para hacerlo de Estados Unidos, su "protector". Pero, por el momento, por los motivos políticos internos mencionados, en particular en lo que concierne al campesinado, Tokio no quiere tocar sus cinco "vacas sagradas": azúcar, arroz, trigo y otros cereales en general, lácteos y ganadería (bovina y porcina).

Del lado estadunidense existe una gran presión para que Obama lograse este acuerdo. Sesenta miembros del Congreso le enviaron una misiva en este sentido al negociador en jefe, Michael Froman, y al secretario de Agricultura, Thomas Vilsack. Esto ha provocado reacciones anticipadas, como la de un congresista republicano, David Camp, quien sugirió recientemente que el TPP se concretase sin contar con Japón como integrante del mismo.

Obama concluyó hoy su visita de Estado a Japón durante la cual ha insistido en el apoyo militar de Washington a su aliado nipón ante el fortalecimiento de China en la región. El "Air Force One" de Obama despegó hoy a las 10:36 hora local (1:36 GMT) del aeropuerto tokiota de Haneda con rumbo a la capital de Corea del Sur, Seúl, la segunda escala de su gira de una semana por Asia, según informó a Efe el Ministerio de Asuntos Exteriores nipón.

El presidente de EE ha contado con una muy apretada agenda durante su visita de tres días a Japón, en la que ante todo subrayó al Gobierno del primer ministro Shinzo Abe su apoyo incondicional en materia de seguridad. Tras el encuentro que ambos mandatarios mantuvieron ayer, Obama dijo en rueda de prensa que el tratado de seguridad suscrito por los dos países incluye la defensa de todos los territorios administrados por Japón, "incluidas las islas Senkaku".

Esta ha sido la primera vez que Obama se pronuncia claramente sobre la obligación de defender este archipiélago, cuya soberanía le reclama China (que las llama Diayou) a Japón. El mensaje disipó cualquier duda en Tokio acerca del compromiso de Obama con el país asiático y la región.

Aunque el presidente estadunidense quiso tender a su vez la mano a Pekín, destacando los "fuertes lazos" con Washington o la importancia de su rol a la hora de mediar con el impredecible régimen norcoreano, su mensaje en Tokio disgustó al Gobierno chino, que rechazó firmemente que se incluyan las islas en el tratado.

Antes de partir de Tokio, Obama recibió hoy la visita del emperador Akihito y la emperatriz Michiko en el Hotel Okura de la capital nipona, donde ha optado por hospedarse durante su visita por razones de seguridad pese a ser costumbre en Japón que las visitas de Estado se alojen en el Palacio de Akasaka.

Ha sido el tercer encuentro que el presidente de EU ha mantenido con los emperadores, que lo recibieron ayer con una solemne ceremonia y lo agasajaron después en el palacio imperial con el mayor banquete de Estado que Japón ha celebrado en al menos tres décadas. La visita de Obama, que ha viajado a Asia sin la compañía de la primera dama, ha sido el primer viaje de Estado a Japón de un presidente estadunidense desde la visita de Bill Clinton en 1996.

El mandatario pasará hoy la noche en Seúl y viajará mañana a Malasia y el 28 de abril a Filipinas, para partir de regreso a Washington el día 29.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.