Atentado de EI en Irak deja 60 muertos

Un camión cargado de explosivos estalló en un puesto de control militar en Hillah, Irak. El ataque fue realizado por el grupo Estados Islámico.

Bagdad, Irak

Al menos 60 personas murieron y decenas más resultaron heridas en un atentado suicida contra un puesto de control militar en la ciudad de Hillah, al sur de esta capital, cuya autoría se responsabilizó el grupo extremista Estado Islámico (EI).

El atentado fue perpetrado por un atacante suicida, quien condujo un camión cargado de explosivos hasta un retén de seguridad en una carretera estratégica a la entrada de Hillah, capital de la provincia de Babilonia, ubicada a unos 90 kilómetros al sur de Bagdad.

Un portavoz de la Policía local informó que el atentado suicida ocurrió en momentos en que decenas de militares y policías federales se encontraban en el puesto de control, según un reporte de la televisión árabe Al Arabiya.

La potente explosión del camión bomba alcanzó una larga fila de vehículos que esperaban en el puesto de revisión, por lo que varios civiles se encuentran entre las víctimas fatales mientras los lesionados se cuentan por decenas.

La fuente dijo que por ahora no estaba claro quién lanzó el ataque suicida, que también causó graves daños a varias viviendas cercanas, pero que el objetivo eran los soldados y policías federales.

Sin embargo, el grupo Estado Islámico (EI) se adjudicó la responsabilidad del ataque suicida en un video publicado en el sitio web de la agencia de noticias Amaq, que apoya a este grupo extremista radical.

"Una operación de martirio con una camioneta bomba golpeó el punto de control de las Ruinas de Babilonia en la entrada de la ciudad de Hillah y mató e hirió a decenas", destacó la declaración del grupo que opera en Irak y la vecina Siria.

El Estado Islámico de Irak ha realizado recientemente una serie de ataques mortales contra las fuerzas de seguridad iraquíes, en venganza por la ofensiva en su contra para detener sus operaciones terroristas y su expansión en el país.

La semana pasada, un doble atentado con bomba en un mercado en el barrio capitalino de Ciudad Sadr provocó la muerte de más de 70 personas. Al día siguiente un ataque suicida en un funeral al norte de Bagdad mató a otras 30.

El Estado Islámico surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato que encabeza su líder al Abu Bakr al Baghdadi.

El grupo yihadista es reconocido por los crímenes atroces que comete en nombre del Islam, como decapitaciones, lapidaciones, quemando vivas a sus víctimas o lanzándolas desde azoteas de edificios.