La psicosis y tristeza crecen a cada momento: mexicano en Niza

Manuel Colín vive en Niza, en una casa a 10 minutos del lugar del ataque; dice que en la ciudad se siente tristeza y paranoia, ya que el de ayer fue un atentado "al que no estamos acostumbrados".
Las personas homenajean con arreglos florales a las víctimas del ataque ocurrido el Día de la Bastilla en Niza.
Las personas homenajean con arreglos florales a las víctimas del ataque ocurrido el Día de la Bastilla en Niza. (Reuters)

Ciudad de México

La gente en Niza está en shock por la muerte de decenas de personas que fueron atropelladas cuando festejaban la fiesta nacional. La tristeza crece a la par del número de muertos. También aumentan la psicosis y la paranoia, cuenta el mexicano Manuel Colín.

"Se siente una tristeza horrible que yo nunca la había vivido tan, tan de cerca, y bueno, sobre todo una mezcla de psicosis y de tristeza, porque estamos apenas conociendo realmente lo que sucedió", contó el músico capitalino, quien desde hace 14 años vive en Niza, donde estudió y se casó.

Él y su banda de folk tocaban anoche en Cannes, en una fiesta en la que había sobre todo gente de Niza.

"En el momento en el que estábamos tocando tuvimos que parar porque toda la gente empezó a recibir mensajes y llamadas telefónicas de gente que estaba en el festejo del 14 de julio. Así que dejamos de tocar y en ese momento, lo más rápido que pudimos, regresamos hacia Niza".

Contó que el regreso a casa, 10 minutos a pie del lugar del ataque, fue terrible. Sólo veían patrullas y ambulancias. Durante 40 minutos no se supo bien qué era lo que pasaba, pero había rumores de secuestrados en un festejo al que van cientos de familias.

"Niza es una ciudad en la que nos conocemos casi todos, todos tenemos el miedo de que alguna de las víctimas pueda ser amigo o familiares nuestros", dijo. Y a medida que conocemos lo que sucedió, "cada vez la tristeza se hace más grande".

Carlos dijo que primero hubo un estado de shock, ahora de pánico, porque "todos los atentados que habían sucedido antes, tanto el atentado en Estambul y los atentados de París, parecían como que requerían una logística mucho más compleja en cuanto a armamento" y éste "en realidad parece ser que puede ser una persona que puede tomar un camión y que puede, pues hacer lo que hizo".

"Digamos, es un nuevo tipo de atentado al que no estamos acostumbrados y pues sí, la verdad que tenemos mucho miedo de que esto pueda suceder en cualquier momento", expresó.