Van 14 heridos por atentado en Metro de Santiago, Chile

De acuerdo con los doctores que atienden a los afectados, tres de ellos presentan heridas de consideración, entre ellos una mujer de 67 años.
El gobierno chileno tachó de 'acto terrorista' la explosión en metro de Santiago.
El gobierno chileno tachó de 'acto terrorista' la explosión en metro de Santiago. (@vcastilloponce)

Santiago

Los heridos tras la explosión ocurrida hoy en un local del subcentro comercial de la estación Militar del metro de Santiago, subieron a catorce, tres de ellos graves.

En principio se había informado de ocho heridos, dos de ellos graves, pero tras las pericias de Carabineros, los afectados han sumado catorce, pero ahora tres de ellos se encuentran con heridas de consideración.

Según los doctores, una las tres personas con heridas graves es María Silvia del Carmen Novoa Espinoza, de 67 años, con fractura expuesta en tibia derecha; Benjamín Ulloa Correa, de 24 años, con fractura de pelvis; y un ciudadano de origen venezolano, Jorge Arias Riera de 36 años, con fractura expuesta en una de sus rodillas.

Los otros heridos sufrieron trauma acústico, salvo una trabajadora que hace aseo en las dependencias donde ocurrió la explosión, que sufrió la amputación de los dedos de una de sus manos.

El artefacto explosivo fue instalado en uno de los pasillos de la galería aledaña a la estación de Metro, dando hacia la salida norte del tren subterráneo.

Un grupo de personas se encontraba en el mencionado restaurante, muy cercano al patio exterior donde se ubicaba el basurero que explotó. Las indagatorias están enfocadas en el empadronamiento de testigos y las pericias a las imágenes de las cámaras de seguridad.

De acuerdo a lo confirmado por Carabineros, el artefacto consiste en un extintor de 2 a 3 kilos relleno con pólvora, un reloj análogo y una pila que contaba con un temporizador.

Cecilia Bobadilla, ayudante de cocina en SubCentro, relató a Radio Bío Bío que la explosión se generó a la hora del almuerzo, en un momento de mucha afluencia de clientes.

"Estábamos en hora de colación, estábamos atendiendo mucha gente y de repente vino un sonido muy fuerte. La jefa y yo nos encargamos de dejar todo en la cocina porque pensábamos que había sido algo, y salimos y nos vimos con la sorpresa de una imagen desgarradora. Mucho olor a hierro y la gente tirada", afirmó.