Detienen a sospechoso de atentado en metro de Londres

El sospechoso, que tiene 18 años, fue detenido por la policía de Kent en la zona portuaria de Dover. La policía británica dijo que el nivel de amenaza "sigue siendo crítico". 

Londres

La policía británica detuvo hoy a un hombre de 18 años y pocas horas después allanó una casa a unos 20 km de Londres, como parte de sus investigaciones sobre el atentado en una estación de metro de Londres, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que dejó a 30 personas heridas el viernes.

TE RECOMENDAMOS: Reino Unido: víctima de 5 atentados en 6 meses

De acuerdo al coordinador nacional de Política Antiterrorista de la Policía Metropolitana, Scotland Yard, Neil Basu, se trata de un avance "significativo" en las investigaciones que "permitirá a nuestros agentes más actividad".

Las autoridades no darán más información sobre el sospecho por "importantes razones ligadas con la investigación", dijo Basu.

El sospechoso fue detenido por la policía de Kent en la zona portuaria de Dover, punto de tránsito hacia el otro lado del Canal de la Mancha, donde se encuentran los puertos francés de Calais y belga de Ostende.

La policía afirmó que, pese al arresto, el nivel de amenaza "sigue siendo crítico" y llamó los habitantes de Londres a "permanecer vigilantes" mientras prosiguen las investigaciones.

El Centro Conjunto de Evaluación del Terrorismo decidió elevar al máximo el nivel de alerta en todo Reino Unido, y volverá a evaluar la continuidad de riesgo de un ataque después de la detención de este sábado.

Esta es la segunda vez que el país alcanza este nivel de alerta, que ya se declaró tras el atentado en el Manchester Arena, en mayo, cuando 22 personas perdieron la vida.

La primera ministra británica Theresa May anunció el despliegue de militares en lugares clave que no son accesibles al público para aumentar la presencia de agentes de policía en el transporte público.

"No cambiaremos, de momento, nuestras medidas de seguridad y las medidas tomadas para liberar más oficiales armados permanecen en vigor", explicó Basu.

El atentado del viernes fue el quinto cometido en Reino Unido en los últimos seis meses.

Las autoridades británicas afirmaron que el ataque podría haber matado a varias personas si la bomba, concebida para causar "enormes desgastes" y escondida en un cubo dentro de un bolso de supermercado, hubiera funcionado correctamente. Este sábado, solo tres víctimas permanecían en el hospital.

Medidas de seguridad 

El acto fue realizado con un artefacto de fabricación casera y calificado de "terrorista" por la policía.

La primera ministra británica, Theresa May, anunció, en un mensaje televisado, el despliegue de militares en lugares claves no accesibles al público para permitir un aumento de la presencia policial en los transportes públicos.

En total, mil agentes han sido reasignados "a través del país", según Rowley, mientras que "hasta mil militares" ocuparán su lugar desde este sábado en sitios estratégicos como las centrales nucleares y otras infraestructuras importantes, comunicó el ministerio de Defensa. "No patrullarán en las calles", precisó un portavoz.

Los restos de la bomba están siendo examinados por científicos, según la policía, que no quiso comentar las informaciones de la prensa británica sobre el supuesto fallo del retardador de la bomba o el hecho de que el artefacto contenía clavos y TATP, un explosivo apreciado por los yihadistas.

La estación de metro de Parsons Green volvió a abrir sus puertas este sábado.

Reino Unido sufrió en los últimos meses una serie de atentados, en un contexto de incremento de los ataques yihadistas en Europa.

En mayo, un kamikaze se hizo explotar a la salida de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en Mánchester, en el norte de Inglaterra, dejando 22 muertos.

El mes siguiente, un grupo de hombres atropelló a viandantes con una furgoneta en el London Bridge antes de apuñalar a varias personas, causando ocho muertos.

AER