Bélgica, pieza clave para ataques terroristas

La detención del presunto autor de los atentados en París, el barrio de Molenbeek y los tres ataques en Bruselas han puesto a la capital belga en el centro de la lucha contra el terrorismo. 
Frente a la Bolsa de Bruselas colocaron velas, flores y letreron en los que se leía "I AM BRUSSELS" (Yo soy Bruselas).
Frente a la Bolsa de Bruselas colocaron velas, flores y letreron en los que se leía "I AM BRUSSELS" (Yo soy Bruselas). (AFP)

Ciudad de México

Desde los ataques del 13 de noviembre en París, Francia, la capital de Bélgica se blindó ante la amenaza de ser blanco de un atentado terrorista que esta mañana sucedió: dos explosiones en el aeropuerto internacional de Zavantem y una en la estación Maalbeek en el metro dejaron al menos 30 muertos y decenas de heridos.

Los ataques no son hechos aislados, éstos se producen tras la detención hace menos de una semana del principal sospechoso de los ataques terroristas en París y la inminente amenaza de un ataque terrorista en la capital belga.

Alerta en Bélgica tras atentados en París

Tras los atentados del 13 de noviembre en París y conocerse que la mayoría de los autores del ataque procedían de Bruselas, la capital belga se resguardó ante el temor de un atentado.

El 21 de noviembre del año pasado, ocho días después de los ataques en la capital francesa, Bruselas adoptó medidas como cerrar el Metro y desplegar un operativo con soldados y militares armados, mientras que el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, instó a las personas a no salir de sus casas.

Durante una semana, la capital de la Unión Europea quedó atrincherada y resguardada ante la alerta de un posible ataque por parte de yihadistas. 

La detención de Salah Abdeslam

Tras casi cinco meses de intensa búsqueda, el viernes pasado la policía de Bélgica detuvo en el barrio bruselense de Molenbeek a Salah Abdeslam, sospechoso clave de los atentados del 13 de noviembre en París, Francia.

Una semana antes, las autoridades Bélgica desplegaron un operativo de seguridad en el barrio belga luego de que la Fiscalía encontró huellas de Abdeslam en un piso, que después se supo estaba a unas cuadras del de los padres de Abdeslam.  

Al momento de la detención, el primer ministro belga dijo que se trataba de "un resultado importante para la batalla de la democracia", mientras que el presidente de Francia, Francoise Hollande, afirmó que Abdeslam tenía lazos con Siria y el Estado Islámico.

De acuerdo con el ministro belga de Relaciones Exteriores, Didier Reynders, tras la detención, Abdeslam confesó que planeaba un atentado en Bélgica.

"Los primeros comentarios provenientes de Salah Abdeslam es que estaba listo para reanudar algo en Bélgica", dijo Reynders.

Molenbeek y el extremismo sirio

Los atentados que ha habido en los últimos cinco años en Europa y que han sido perpetraos por el grupo extremista Estado Islámico tienen un eje rector: Molenbeek, un barrio de clase trabajadora en la capital de Bélgica.

De acuerdo con el diario francés Le Monde, Molenbeek es una de las bases del extremismo islámico en Europa.

El Ministerio Interior de la Unión Europea dijo que un porcentaje significativo de quienes han peleado en Irak o Siria, tenían una relación con el barrio belga de Molenbeek.

Tras los ataques en París el pasado 13 de noviembre y que dejaron 130 muertos, siete presuntos responsables fueron detenidos en este barrio belga.