Al menos 41 muertos por ataques en Franja de Gaza

Desde el comienzo de los ataques el martes, Israel ha disparado contra 560 objetivos en Gaza, en los que al menos a 41 personas murieron, informó el ejército de ese país.
Desde el comienzo de los ataques el martes, Israel ha disparado contra 560 objetivos en Gaza, en los que al menos a 41 personas murieron, informó el ejército de ese país.
Desde el comienzo de los ataques el martes, Israel ha disparado contra 560 objetivos en Gaza, en los que al menos a 41 personas murieron, informó el ejército de ese país. (AP)

Jersulén

El ejército israelí intensificó el miércoles su ofensiva contra Hamas en la Franja de Gaza, atacando objetivos del grupo rebelde y matando al menos a 14 personas, al tiempo que líderes israelíes indicaron que una invasión terrestre pudiera comenzar pronto.

Desde el comienzo de la ofensiva el martes, Israel ha atacado al menos 560 objetivos en Gaza, matando al menos a 41 personas, dijo el ejército. Los ataques desde aire y mar siguen a los más de 160 cohetes milicianos disparados contra Israel.

Las fuerzas armadas dijeron que atacaron 200 blancos de la agrupación islamista Hamas en el segundo día de su ofensiva, que dicen es necesaria para frenar los incesantes ataques desde la Franja. Las milicias, no obstante, continuaron disparando cohetes hacia territorio israelí, e Israel movilizó a miles de soldados en la frontera para una posible invasión.

"El ejército está preparado para todas las posibilidades", dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu tras una reunión de su gabinete de Seguridad. "Hamas pagará caro por disparar cohetes contra ciudadanos israelíes. La seguridad de los ciudadanos de Israel es lo primero. La operación se expandirá y continuará hasta que cese el fuego contra nuestras ciudades y regrese la calma".

Los ataques se intensificaron en momentos en que Egipto, que a menudo actúa de mediador entre Israel y los palestinos, dijo que estaba en contacto con las dos partes para poner fin a la violencia. Fue el primer indicio desde que la ofensiva israelí comenzó el martes de que existían gestiones para un cese del fuego.

La ofensiva ha traído los combates más duros entre Israel y el grupo islamista Hamas desde su batalla de ocho días en noviembre de 2012. Israel dijo que busca destruir la capacidad militar de Hamas y frenar los ataques con cohetes.

Líderes israelíes advirtieron que una invasión podría ser inminente.

"Pese al hecho de que será difícil, complicada y costosa, vamos a tener que ocupar Gaza temporalmente, por unas pocas semanas, para frenar el fortalecimiento de ese ejército terrorista", dijo Yuval Steinitz, ministro de inteligencia israelí, en declaraciones a Radio Israel. "Si me pregunta mi humilde opinión, una operación significativa como esa se acerca".

El gobierno ha autorizado al ejército a activar hasta 40 mil reservistas para una operación terrestre. Un funcionario del gobierno, que habló a condición de preservar el anonimato, dijo que los reservistas serían enviados a Cisjordania para permitir que los soldados en servicio activo sean desplegados cerca de la frontera con Gaza.

"No vamos a parar. Ellos van a ser golpeados duramente primero por aire y mar, y si es necesaria una invasión terrestre, habrá una invasión terrestre", dijo el ministro de Seguridad Interna Yitzhak Aharonovitz.

El funcionario de salud de Gaza Ashraf al-Qidra dijo que al menos 14 personas murieron en los ataques aéreos del miércoles, incluyendo dos extremistas. Una mujer de 80 años estaba entre los muertos. En total, 41 palestinos han muerto.

El ejército dijo que entre sus blancos estuvo un importante miembro del grupo extremista Yihad Islámica. El grupo confirmó que uno de sus miembros murió, junto con su madre y cuatro hermanos.

El funcionario de Hamas Musher al-Masri dijo que Israel había "cruzado todas las líneas rojas" y advirtió que Hamas replicaría con fiereza. "Lo que la resistencia mostró hoy es apenas una parte de lo que es capaz", dijo.

En una declaración, la oficina de la presidencia de Egipto dijo que el presidente Abdel Fatá el Sisi recibió una llamada telefónica del presidente palestino Mahmud Abás el martes por la noche para examinar los acontecimientos.

Abás, cuya influencia en Gaza es mínima, ha pedido a Israel que suspenda su ofensiva. "Egipto ha tenido contactos amplios con todas las partes activas y pertinentes para que le evitan al pueblo palestino el azote de las operaciones militares israelíes", dijo la oficina de El Sisi, sin dar detalles.

No estaba claro si los contactos incluyeron gestiones formales de alcanzar un cese del fuego, ni si Egipto estaba hablando con Hamas. El nuevo gobierno egipcio tiene malas relaciones con Hamas.

Israel y Hamas son acérrimos enemigos y han combatido en numerosas ocasiones a lo largo de los años, pero en los últimos tiempos habían cumplido la tregua que puso fin a las hostilidades en 2012.

La tensión en la zona subió tras el secuestro de tres adolescentes israelíes en Cisjordania el 12 de junio. Israel acusó a Hamas de los secuestros, aunque no presentó pruebas.

Israel lanzó entonces una operación contra miembros de Hamas en Cisjordania y arrestó a cientos de personas. Hamas, que controla Gaza, respondió redoblando el fuego de cohetes.

La situación empeoró la semana pasada tras el hallazgo de los cuerpos sin vida de los tres jóvenes, y con el secuestro un día más tarde de un adolescente palestino en Jerusalén, que fue encontrado más tarde quemado vivo en lo que los palestinos creen fue un asesinato de venganza. Seis judíos israelíes fueron detenidos por el asesinato.

Sólo cuatro cohetes salieron de Gaza durante la noche, indicó el ejército israelí, un declive significativo tras los muchos proyectiles que cayeron en ciudades israelíes la noche anterior, haciendo sonar las sirenas en Jerusalén, Tel Aviv y otras zonas del país.

El miércoles por la mañana sonaron las sirenas en Tel Aviv y el sur de Israel, y el ejército dijo que al parecer dos cohetes habían sido interceptados sobre la ciudad del centro del país por una batería antiaérea.

El objetivo del ejército, señaló el portavoz militar Peter Lerner, es causar un "daño sustancioso" a Hamas y menguar su capacidad de misiles. El ejército subirá de forma gradual sus ataques sobre Gaza.

"La organización va a pagar su agresión. Está literalmente manteniéndonos como rehenes con sus cohetes", afirmó Lerner. "El país no está dispuesto a que esta situación continúe".