Ataques con coche bomba matan al menos a siete soldados sirios

Los atentados con dos vehículos con explosivos tuvieron lugar cerca de la frontera con Líbano, informó el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).
Rebeldes de la brigada Thu Al-Nurein preparan para ser disparado un cañón manufacturado en Alepo
Rebeldes de la brigada Thu Al-Nurein preparan para ser disparado un cañón manufacturado en Alepo (AFP )

Beirut

Ataques con dos coches bomba contra el ejército sirio causaron la muerte de por lo menos siete soldados este miércoles cerca de la frontera con Líbano, indicó el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) y el Frente Al Nosra, dos grupos islamistas que tienen vínculos con Al Qaeda, reivindicaron estos atentados, que tuvieron lugar después de que los rebeldes perdieran terreno ante el ejército regular en esta zona, o sea la región de Qalamun, agregó el OSDH, con sede en Gran Bretaña.

"Al menos siete soldados fueron ultimados en los dos ataques y cinco más están en un estado crítico", declaró el director del OSDH Rami Abdel Rahman. El ejército sirio anunció que se había apoderado el martes de la localidad de Qara, en la región de Qalamun, en la carretera estratégica entre Damasco y Homs, en un nuevo revés para los rebeldes.

Una fuente de las fuerzas leales al presidente Bashar al Asad recalcó que la localidad, en manos de los rebeldes desde hacía más de un año, es muy importante porque abre el camino hacia la montaña de Qalamun y de este modo bloquea el acceso de los insurgentes a la frontera libanesa. Para el OSDH, los yihadistas del Frente Al Nosra anunciaron su retirada de Qara pero "prometieron que volverían pronto". Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unas seis mil personas huyeron de sus casas en Qara para dirigirse al este del Líbano.

De otra parte, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal agrupación opositora, condenó hoy el doble atentado de ayer en Beirut contra la Embajada de Irán, donde murieron 24 personas y 147 resultaron heridas. En un comunicado, la alianza expresó sus condolencias al pueblo iraní y deseó "actitudes honestas" hacia el sufrimiento de los sirios, que viven de forma sistemática "las operaciones terroristas del régimen de Bashar al Asad y del régimen iraní".

La nota destacó que " es claro para todo el mundo que Irán y Hezbolá son socios del Gobierno de (Bashar) Al Asad en sus acciones criminales y terroristas contra el pueblo sirio". El Gobierno de Damasco, que tiene como uno de sus principales aliados en la región a la República Islámica, lamentó ayer el ataque, que calificó de "acto terrorista cobarde". El atentado fue reivindicado por las Brigadas de Abdalá Azam, vinculadas a Al Qaeda, que amenazaron con llevar a cabo más ataques en el Líbano hasta que Irán retire a sus fuerzas de Siria, donde lucha junto al régimen de Al Asad.