Nuevos ataques en Irak dejan 31 muertos

Mercados, paradas de autobuses, una tienda de campaña funeraria, o el convoy de un alto funcionario policial que sobrevivió al atentado en el que murieron tres civiles, algunos de los objetivos de ...

Bagdad

Una serie de ataques en Irak causaron hoy la muerte de 31 personas, según fuentes médicas y de las fuerzas de seguridad. Civiles y miembros de las fuerzas de seguridad murieron en estos ataques contra mercados, paradas de autobuses, una tienda de campaña funeraria o el convoy de un alto funcionario policial. En la provincia de Babilonia, al sur de Bagdad, varios coches bomba explotaron en Hilla y las ciudades de sus alrededores, dejando seis muertos y decenas de heridos más.

En Tikrit (norte), el jefe de la policía de la provincia de Saladino, el general Yuma al Dulami, salió ileso de un atentado con coche bomba contra él, pero murieron tres civiles y dos personas más resultaron heridas. Además, también en Saladino, un atentado suicida con coche bomba tuvo lugar cerca de un retén de la policía en la ciudad de Samarra, matando a tres policías y dejando heridos a tres más.

Otros dos ataques con coches bomba en esta provincia, donde la mayoría de la población es sunita, y dos más en la de Wasit, donde la mayoría de la población es chiita, dejaron un total de tres muertos y quince heridos. Posteriormente, en la provincia de Saladino, combatientes que armaron un retén falso mataron a balazos a seis personas: un alto oficial del departamento iraquí que tiene a su cargo los documentos de identidad y su esposa, dos policías y dos civiles.

En Bagdad, una bomba colocada al borde de una carretera estalló cuando pasaba una patrulla de milicianos anti-Al Qaeda, dejando dos muertos, incluyendo a uno de estos combatientes. Dos bombas más mataron a cuatro personas en la capital. En Mosul (norte), ataques armados dejaron cuatro muertos. Un total de 27 personas habían fallecido ayer miércoles en distintos ataques en Irak y se descubrieron los cadáveres de 19 más en la capital, ultimados a balazos.

Unas seis mil personas murieron por la violencia desde comienzos de año. Se trata de la peor ola de violencia registrada en Irak desde 2008, a pesar del fortalecimiento de las medidas de seguridad y numerosas operaciones contra los rebeldes. Según un informe publicado en marzo, por lo menos 112 mil civiles murieron en Irak en los diez años transcurridos desde la invasión de 2003 dirigida por Estados Unidos, que derrocó a Sadam Husein.