Mueren 46 personas en ataque a mezquita suní en Irak

Un ataque a una mezquita suní dejó 46 muertos y 50 heridos. Según autoridades el atentado se debe a la negativa de tribus suníes de unirse al Estado Islámico.
Al menos 46 personas murieron en un ataque a mezquita suní en Irak
Al menos 46 personas murieron en un ataque a mezquita suní en Irak (Reuters)

Bagdad, Irak

Por lo menos 46 personas murieron y 50 resultaron heridas en un ataque a una mezquita suní cerca de Bagdad durante las plegarias de este viernes, mientras el grupo extremista Estado Islámico seguía avanzando por el área, dijeron las autoridades iraquíes.

Un oficial del ejército y un policía dijeron que un atacante suicida irrumpió en la mezquita Musab bin Omair, en el pueblo de Imam Wais en la provincia de Diyala, a 120 kilómetros (75 millas) al nordeste de la capital, donde detonó sus explosivos. Inmediatamente entraron otros hombres armados y dispararon contra los feligreses.

Las autoridades dijeron que el Estado Islámico ha tratado de convencer a miembros de dos prominentes tribus suníes locales —Oal-Waisi y al-Jabour— que se unan a sus filas pero estas se han negado.

Dos funcionarios médicos confirmaron las cifras de bajas. Todos hablaron con la condición de no ser identificados por no estar autorizados a informar a la prensa. Las ciudades de Jalula y al-Saadiya han caído recientemente en poder del Estado Islámico, pero Imam Wais sigue todavía en control del gobierno.

Desde comienzos de año, Irak se ha visto convulsionado por el avance del Estado Islámico y milicianos suníes aliados en el norte y oeste del país. La crisis empeoró en junio, cuando los extremistas ocuparon más pueblos en el norte, donde mataron a decenas de personas y provocaron la huida de cientos de miles, principalmente miembros de las comunidades religiosas minoritarias cristiana y yazidi.

Las autoridades en Imam Wais dijeron que las fuerzas de seguridad iraquíes y milicianos chiíes corrieron al lugar después del ataque para reforzar la seguridad en el área, pero fueron obstaculizados por bombas colocadas por los milicianos, que les permitieron huir. Cuatro milicianos chiíes murieron y trece resultaron heridos por las explosiones.

El clérigo chií más influyente ha exhortado a los líderes nacionales a zanjar sus diferencias y formar rápidamente un nuevo gobierno, en medio de la creciente insurgencia suní que amenaza desintegrar el país.

El gran ayatola Alí al-Sistani dijo que el próximo gobierno debe estar integrado por candidatos interesados en "el futuro de la nación y sus ciudadanos" independientemente de su etnia y religión.

Las declaraciones fueron difundidas por el representante del clérigo, Abdul-Mahdi al-Karbalaie, durante las oraciones del viernes en la ciudad de Karbala.

El primer ministro designado, Haider al-Abadi, tiene hasta el 10 de septiembre para presentar una lista de miembros del gabinete para su aprobación.