Todos corrían en el Stade de France y no sabía por qué: mexicana

La gente no se asustó tras la primera explosión, pero después de la segunda detonación todos empezaron a correr y a gritar cosas en francés, Daniela no entendía la razón.
Tras el segundo bombazo la gente empezó a correr hacia el centro de la cancha.
Tras el segundo bombazo la gente empezó a correr hacia el centro de la cancha. (AFP)

Ciudad de México

La gente empezó a correr hacia la cancha, se brincaban las gradas y mientras lo hacían, tropezaban, pero Daniela no entendía porqué.

Daniela Camacho es mexicana y estudia en Pamplona, España, pero este fin de semana su novio fue a visitarla por lo que decidieron ir a pasar unos días a París.

Estaban en el Stade de France viendo el partido Francia- Alemania cuando se escucharon las dos explosiones, la primera pasó inadvertida, en la segunda, la gente empezó a correr.

A pesar de las instrucciones del personal del estadio para que prevaleciera la calma, la gente empezó a concentrarse en la cancha, Daniela se angustió porque no entendía nada de lo que pasaba o lo que decían.

"La gente empezó a correr hacia la cancha. Empezaron a decir que no cunda el pánico y que tranquilos, pero nosotros no les entendíamos nada", contó en entrevista con Milenio.

Estuvieron una hora esperando a que los dejaran salir, esa hora, cuenta Daniela, fue la peor, tenía que conservar la pila en su celular y no entendía lo que pasaba afuera.

"Según lo que escuchábamos, había habido ataques, muertos, caos, pero en realidad no entendíamos nada y eso era lo que nos angustiaba más, que no sabíamos lo que pasaba afuera", dijo.

Cuando lograron salir del Stade de France, Daniela y su novio, Ricardo, esperaron alrededor de una hora para poder abordar el Tren Suburbano, pero la angustia y el miedo regresó cuando después de abordarlo les dijeron que se tenían que bajar.

"Nosotros creemos que fue por una falla, no porque hubiera amenaza de otro ataque", cuenta Ricardo.

Camino al hotel vieron como los restaurantes iban cerrando y las calles se iban vaciando.

Cuando llegaron al cuarto, Daniela cuenta que agradecieron que estuvieran dentro del estadio cuando fue el ataque.

"Creemos que la parte más fea fue en las calles, nosotros no sabíamos lo que pasaba, pero al menos teníamos esa sensación de seguridad", dijo Ricardo.