Habrá 'venganza divina' por muerte de clérigo: líder musulmán

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, criticó a Arabia Saudita por la ejecución de Nimr al-Nimr y dijo que los políticos del reino suní enfrentarán un castigo divino por su muerte.
Manifestantes iraníes invadieron la embajada de Arabia Saudita en Teherán por la ejecución de un clérigo.
Manifestantes iraníes invadieron la embajada de Arabia Saudita en Teherán por la ejecución de un clérigo. (Reuters)

Riad

Manifestantes iraníes invadieron la embajada de Arabia Saudita en Teherán la madrugada del domingo y el máximo líder musulmán chií predijo una "venganza divina" por la ejecución por parte de Riad de un prominente clérigo chií.

Manifestantes que protestaban contra la ejecución del clérigo Nimr al-Nimr irrumpieron en el edificio de la embajada, rompieron muebles e prendieron fuego antes de ser expulsados por la policía.

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, condenó la ejecución, que calificó de "inhumana", pero también pidió procesar a los "individuos extremistas" que atacaron la embajada y el consulado de Arabia Saudita en la ciudad de Mashhad, en el noreste del país, según informaron medios estatales.

El jefe de la policía de Teherán dijo que un número no especificado de "elementos indisciplinados" fueron arrestados por atacar la embajada con cócteles molotov y piedras. Un fiscal dijo que fueron detenidas 40 personas.

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, criticó a Arabia Saudita por segundo día consecutivo por la ejecución de Nimr y dijo el domingo que los políticos del reino suní enfrentarán un castigo divino por su muerte.

"La sangre injustamente derramada de este mártir oprimido sin duda pronto mostrará su efecto y una venganza divina caerá sobre los políticos saudíes", declaró Khamenei, citado por la televisión estatal.

La Guardia Revolucionaria de Irán había prometido una "dura venganza" contra la dinastía real suní por la ejecución de Nimr el sábado, considerado un terrorista por Riad, pero aclamado en Irán como un defensor de los derechos de la marginada minoría chií en Arabia Saudita.

Nimr, el mayor crítico de la dinastía gobernante entre la minoría chií, había llegado a ser visto como un líder de los activistas más jóvenes, cansados del fracaso de líderes mayores y más moderados para lograr la igualdad con los suníes.

Aunque la mayoría de los 47 hombres muertos en la mayor ejecución masiva en décadas eran suníes condenados por ataques de al Qaeda en Arabia Saudita hace una década, Nimr y otros tres chiíes que acusados de haber estado involucrados en tiroteos contra la policía fueron los que atrajeron más atención internacional y en la región.