Hallan el coche desde el que dispararon al opositor ruso Nemtsov

El líder político ruso fue uno de los mayores crítios con la injerencia rusa en Ucrania; el vehículo fue encontrado a unos cuantos metros del Kremlin. 
El presidente ruso, Vladimir Putin, asumió personalmente el control sobre la investigación del asesinato de Boris Nemtsov.
El presidente ruso, Vladimir Putin, asumió personalmente el control sobre la investigación del asesinato de Boris Nemtsov. (Reuters)

Moscú

La policía de Moscú localizó el coche desde el que presuntamente se efectuaron los disparos que mataron al líder de la oposición liberal rusa, Borís Nemtsov, según un portavoz de las fuerzas del orden rusas citado por varios medios. "El vehículo de color blanco de los asesinos fue hallado no lejos del lugar donde se produjo el tiroteo" en pleno centro de Moscú, señaló el portavoz de la policía.

Otra fuente precisó que el Lada Priora blanco de los asesinos fue encontrado junto a la popular calle peatonal de Arbat, a unos pocos kilómetros del puente sobre el río Moscova en el que fue asesinado el político opositor, uno de los mayores críticos del presidente de Rusia, Vladímir Putin.

"El primer reconocimiento al coche, encontrado en una de las calles junto al Arbat, ofrece serios indicios de que precisamente en él huyeron los asesinos de Nemtsov", aseguró el portavoz de la policía a la agencia Interfax.

Nemtsov, de 55 años, fue asesinado de cuatro tiros en la espalda cuando al filo de la pasada medianoche paseaba con una amiga por uno de los puentes sobre el río Moscova, a unos cuantos metros de Kremlin.

"Fueron realizados varios disparos. En el lugar de los hechos se han encontrado seis casquillos de bala. Lamentablemente, cuatro alcanzaron su objetivo", dijo la portavoz del ministerio de Interior ruso, Elena Alexéyeva.

Nemtsov, ex viceprimer ministro en 1998, era uno de los mayores críticos con la injerencia rusa en Ucrania defendida por Putin, tanto en la Revolución Naranja de 2004 como en la anexión de la península de Crimea o recientemente del apoyo a los separatistas pro-rusos.

Poco después de anunciarse su muerte, Putin señaló que el crimen "tiene toda la pinta de un asesinato por encargo, de carácter sumamente provocador", y asumió personalmente el control sobre la investigación, informó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.