Artista chileno quema pagarés de universitarios por 500 mdd

Francisco Tapia Salinas, más conocido como "Francisco Papas Fritas", se denunció a sí mismo ante las autoridades por el robo y dijo que "esta obra es y será el espejo del Chile actual".

Santiago de Chile

Un artista visual chileno se ha convertido en el centro de la atención pública tras denunciarse a sí mismo como el autor del robo de pagarés de estudiantes de una universidad privada, valorados en unos 500 millones de dólares, que después quemó para exponer las cenizas en una galería de arte.

"Esta obra es y será el espejo del Chile actual", afirmó en un vídeo subido hoy a las redes sociales Francisco Tapia Salinas, más conocido como "Francisco Papas Fritas", que aseguró encontrarse "asilado en una embajada amiga", ya que la Policía lo está buscando.

Detectives de la Policía de Investigaciones (PDI) decomisaron en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), de Santiago, dos cubetas de plástico llenas de ceniza que "Papas Fritas" exponía como instalación de arte bajo el título "Ad Augusta Per Augusta" (A las alturas por caminos estrechos).

Preguntados por los periodistas, los detectives dijeron que la ceniza no es un medio de prueba, pero que las cubetas son similares a las robadas hace algunos meses en una sede de la Universidad del Mar, situada en Viña del Mar, en ese entonces ocupada por sus alumnos.

La citada institución está declarada en quiebra y es el paradigma de las denuncias contra el lucro de las universidades privadas esgrimidas por los estudiantes chilenos, movilizados desde el año 2011 en demanda de una enseñanza pública, gratuita y de calidad.

En la Universidad del Mar se detectaron múltiples irregularidades, como profesores de medicina con títulos falsos que extraían información de Wikipedia para impartir sus clases y sus responsables están actualmente enjuiciados.

"Francisco Papas Fritas" dijo haber cometido el robo infiltrándose entre los estudiantes y el pasado lunes se denunció a sí mismo en un tribunal de Garantía de Santiago.

Después del robo, "cada noche, casi como un ritual, quemé los documentos", explicó el artista, que comunicó a los estudiantes de la Universidad del Mar: "Se acabó, ustedes están libres de deudas, no tienen que pagar ningún peso. Esto es la obra".

En el vídeo, difundido desde "la clandestinidad", el artista, que ha expuesto sus creaciones visuales basadas en diversos temas sociales en Estados Unidos, China, Italia y varios países de América Latina, aseguró tener más cenizas y que repondrá su obra lo antes posible.

"Ante el actuar ilícito de la Policía me veo en la triste obligación de hablarles desde una embajada. Como todos saben, de manera coludida, esta Policía con el Centro Cultural Gabriela Mistral atacaron mi obra", dijo.

"En este momento, les digo a todos que la repondremos. Hay más cenizas de los pagarés. Esta obra es y será el espejo del Chile actual", subrayó.

Cristián Herrera, síndico a cargo de la quiebra de la Universidad del Mar, dijo al diario Las Últimas Noticias que sin los pagarés será muy difícil acreditar las deudas de los 22.000 alumnos, si ellos mismos no las reconocen de forma voluntaria pues la institución "carece de contabilidad".

"Estaba en un servidor que fue incautado por la Justicia en el marco de la investigación por los delitos de estafa de que fueron acusados los dueños; el servidor fue devuelto, pero está muy dañado y no se puede ver la contabilidad", explicó.