Colocan árbol de Navidad gigante en el Vaticano

El abeto, de 25 metros de altura, en los próximos días será adornado con miles de esferas doradas y plateadas, además de cientos de luces de colores.
El abeto colocado en la Plaza de San Pedro mide 25 metros.
El abeto colocado en la Plaza de San Pedro mide 25 metros. (Reuters)

Ciudad del Vaticano

Trabajadores del Vaticano colocaron hoy un abeto blanco de 25 metros de altura que adornará la Plaza de San Pedro durante las fiestas decembrinas junto a un Nacimiento en tamaño natural inspirado en la Ópera italiana.

A las 5:00 horas (4:00 GMT), el camión que condujo hasta Roma la planta llegó a la plaza vaticana donde personal de la Dirección de los Servicios Técnicos se encargó de la maniobra de alzado con una grúa.

Unas cuatro horas más tarde el árbol fue anclado y en los próximos días comenzará su decoración con miles de esferas doradas y plateadas, además de cientos de luces de colores.

Donado por la región italiana de Calabria, el abeto fue ubicado en la zona del Paso del Abad, municipio de Fabrizia. Se estima de unos 70 años y cuenta con un tronco gemelo, es decir dos troncos unidos.

Este será una de las atracciones principales de la Navidad en Roma, junto con un Nacimiento que será también montado en los próximos días junto al obelisco central de San Pedro, ocupando un espacio de unos 23.7 por 12 metros y una altura máxima de ocho metros.

“El pesebre en Opera” es el título de la escenografía inspirada a la pieza lírica “Elixir de amor” de Gaetano Donizetti y que fue creada por el escenógrafo Francesco Canessa, tomando como base la tradición navideña italiana.

El Nacimiento estará compuesto por unas 25 estatuas de terracota de grandeza natural, dotadas con vestidos y accesorios que podrán ser expuestos a la intemperie sin una cobertura.

Por primera vez el árbol y el pesebre serán iluminados el mismo día, el 19 de diciembre próximo durante una única ceremonia prevista para las 16:30 horas (15:30 GMT).

Anteriormente ambos montajes eran inaugurados por separado, el árbol el viernes anterior a Navidad y el pesebre el mismo 24 de diciembre, horas antes de la Misa de Gallo celebrada por el Papa en la Basílica de San Pedro.