Arabia Saudí lanza oferta para contratar a 8 verdugos

Las funciones en el empleo son llevar a cabo ejecuciones, principalmente con sable, así como realizar amputaciones a ladrones; la oferta fue lanzada en la página del Ministerio de Servicio Civil.
La oferta para contratar verdugos coincide con el aumento de ejecuciones en Arabia Saudí.
La oferta para contratar verdugos coincide con el aumento de ejecuciones en Arabia Saudí. (Shutterstock)

Riad

El Ministerio de Servicio Civil saudí ha lanzado una oferta de trabajo para contratar a ocho verdugos, cuyas funciones serían ejecutar a sentenciados a muerte, principalmente decapitándoles con un sable, y realizar amputaciones a ladrones convictos, siempre que así lo determine la justicia.

Según la oferta, que coincide con un aumento de las ejecuciones en el reino y que se puede consultar desde ayer en la página web de este ministerio, los candidatos no necesitan tener experiencia previa ni titulación alguna.

En concreto, sus dos funciones serían "ejecutar la pena de muerte según la ley islámica tras la emisión de una sentencia en este sentido" y "aplicar la sentencia de amputación por robo", que también contempla la ley islámica.

Además, tendrán que realizar "cualquier otra actividad relacionada con este campo", indica la oferta, sin dar más detalles.

El ultraconservador reino saudí defiende una interpretación extremista de la ley islámica y en este año ha aumentado considerablemente el número de ejecuciones, la mayoría de ellas llevadas a cabo mediante decapitación por sable.

Según datos recogidos por la ONG Human Rights Watch, en lo que va de año, las autoridades saudíes han ejecutado a 85 personas, casi tantas como en todo 2014, cuando mataron a 88 sentenciados a la pena capital.

El puesto de verdugo, catalogado como un "cargo religioso" por el Ministerio es uno de los puestos públicos con un sueldo más bajo.

Los nuevos funcionarios recibirán la formación necesaria que requiere el puesto, según asegura el Ministerio sin entrar en detalles.

En 2013, se estudió la posibilidad de sustituir la decapitación mediante sable por la ejecución por disparo de bala, método que se ha empleado en alguna ocasión para acabar con la vida de los condenados.