Espero que 2014 “sea el año de la paz”: Santos

El presidente de Colombia señaló que es necesario acabar la disputa del gobierno y las FARC, debido a que durante medio siglo el conflicto ha desangrado el país.
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. (EFE)

Bogotá

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos dijo hoy en su mensaje de Año Nuevo que espera que el 2014 "sea el año de la paz" y el que permita sacar adelante el proceso que se lleva a cabo en Cuba, con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

"El 2014 será un año que esperamos sea el de la paz, el que marque la terminación del conflicto armado que nos ha desangrado por medio siglo ya", señaló Santos en un alocución por radio y televisión.

Según el mandatario, el 2014 "será, sobre todo, el año para sacar adelante el proceso que nos lleve, por fin, a la terminación del conflicto".

El pasado 20 de diciembre, el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cerraron un año de negociaciones de paz durante el cual alcanzaron dos acuerdos preliminares.

El primer avance fue el preacuerdo sobre tierras y desarrollo rural, anunciado el pasado 25 de mayo y que reviste la mayor importancia puesto que la cuestión agraria siempre ha sido una de las banderas de las FARC.

El segundo preacuerdo, alcanzado el 6 de noviembre, referente a participación política, con la idea de que las FARC "cambien las balas por los votos", como ha dicho el presidente Santos.

Tras el receso de Navidad y Año Nuevo, el Gobierno y las FARC volverán a la mesa de diálogos el 13 de enero próximo para seguir con la discusión sobre drogas ilícitas, un fenómeno que se ha convertido en agravante del conflicto colombiano.

Después vendrán los puntos relacionados con fin del conflicto, reparación a las víctimas y con la implementación, verificación y refrendación de los acuerdos, que marcarán la agenda política del país en el año que está por comenzar.

En su mensaje, Santos añadió que el 2014 "será un año de definiciones cruciales para el país, en el que más se necesita de la convivencia y la unidad de todos los colombianos, dentro del respeto a las diferencias y las opiniones ajenas".

Insistió en que el esfuerzo por la paz no es solo de su Gobierno, sino de "47 millones de personas que no nos resignamos a seguir sufriendo la violencia, que no queremos que en nuestro país sigan aumentando las víctimas".