Bush visita Nueva Orleans a 10 años del paso de ‘Katrina’

El ex presidente destacó la capacidad de recuperación de la ciudad luego del impacto del huracán que provocó que el 80% de ésta se inundara.

Nueva Orleans

El ex presidente estadunidense George W. Bush, quien enfrentó duras críticas por la mala respuesta de su gobierno al huracán Katrina, retornó a Nueva Orleans el viernes para conmemorar el décimo aniversario de la catástrofe y celebró la capacidad de "recuperación" de la ciudad.

"La oscuridad de hace una década se ha disipado", dijo Bush a una masa congregada en el auditorio de un instituto.

"La Crescent City se ha levantado de nuevo y sus mejores días están por delante".

Bush no se refirió al fracaso del gobierno federal presidido por él en el mantenimiento de los diques mal construidos de la ciudad, que quedaron destrozados por el huracán y provocaron la inundación del 80% de Nueva Orleans.

Tampoco reconoció los fallos de las administraciones estatal, local y federal a la hora de preparar la ciudad antes del huracán ni el hecho de que los camiones con agua y comida tardaran cuatro días en llegar a miles de personas que buscaron refugio en el centro de convenciones de la ciudad y en las carreteras.

"Todos los que somos lo suficientemente mayores para recordar nunca olvidaremos las imágenes de nuestros compatriotas estadunidenses en un mar de miseria y ruina", dijo Bush.

"Siempre recordaremos las vidas perdidas en la costa del golfo. Sus recuerdos están en nuestros corazones y espero que recen por sus familias".

Más de mil 800 personas murieron en la costa estadunidense del golfo cuando Katrina la golpeó el 29 de agosto de 2005. El huracán provocó un millón de desplazados.

Aunque Katrina es "una historia de pérdidas sin medida", Bush dijo que es también "una historia de compromiso y compasión".

"Espero que recuerden lo que yo recuerdo, a los miles que vinieron aquí voluntariamente para entregar comida a los hambrientos y ayudar a encontrar refugio a los que no tenían una casa en la que vivir".

Bush dijo que le conmueve la determinación de la ciudad para "reconstruir (se) mejor (de lo) que (era) antes" y ver "un espíritu mucho más fuerte que cualquier tormenta".

"Honramos la recuperación de esta gran ciudad estadunidense, cuyos diques fallaron, pero cuya gente nunca se dio por vencida", dijo Bush.