Merkel cumple 15 años dirigiendo partido alemán

Desde el año 2000 es líder de la Unión Demócrata-Cristiana; actualmente es considerada una de las mujeres más poderosas a nivel mundial.
La canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en Bruselas.
La canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en Bruselas. (EFE)

Berlín

La canciller federal alemana Angela Merkel cumplió 15 años al frente de la Unión Demócrata-Cristiana (CDU), el partido gobernante en Alemania, considerada en la actualidad una de las mujeres más poderosas e influyentes del mundo.

El 10 de abril del año 2000, a la edad de 45 años, la conocida como “chica de Kohl”, fue elegida presidenta del partido conservador.

En el congreso celebrado en Essen (al noroeste del país) hace ahora tres lustros, Merkel lograba imponerse con el 95.9 por ciento de los votos, un arrollador resultado que lograría repetir e incluso superar en numerosas ocasiones posteriores.

Su elección fue histórica no solo en el partido, sino también en el mundo de la política alemana, ya que era la primera vez que una mujer conseguía hacerse con las riendas de una formación política en el país centroeuropeo.

Considerada en la actualidad una de las mujeres más poderosas del mundo, Merkel alcanzó la presidencia de la CDU cuando su partido atravesaba por uno de sus momentos más complicados.

Líderes de la formación, entre ellos el ex canciller Helmut Kohl y el actual ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se vieron salpicados por un escándalo de financiación ilegal del partido, el mayor escándalo de corrupción política que se ha vivido hasta el momento en Alemania.

En un contexto de gran presión social, a Angela Merkel no le tembló el pulso para ir en contra de su mentor, Helmut Kohl, y pedirle su dimisión a través de una crítica carta publicada en su periódico favorito, el Frankfurter Allgemeine Zeitung, el principal diario conservador del país.

En la misiva, Merkel, que en aquel momento era secretaria general de la CDU, llamaba a una renovación del partido. “Queda claro que ya nada va a ser como antes. La época de Kohl se terminó de forma irreparable”, escribió Merkel en 1999.

Fue un movimiento arriesgado que, sin embargo, pocos meses después la catapultó al éxito convirtiéndola en la presidenta de la CDU.

Desde entonces, ha sido elegida en ocho ocasiones consecutivas como líder de la formación, la última en diciembre de 2014 cuando logró un apoyo del 96.7 por ciento.

El respaldo a su gestión se extiende más allá de su partido. Merkel ha sido elegida canciller federal en tres ocasiones consecutivas (2005, 2009 y 2013). Dirige los designios de Alemania desde hace una década, donde su liderazgo es indiscutible.

Además, en estos años ha logrado que su figura se revele como clave en el ámbito internacional, cobrando protagonismo en la gestión de la crisis económica europea y convirtiéndose en la principal interlocutora entre Estados Unidos y Rusia en conflictos que amenazan la paz como el de Ucrania.

“Merkel representa un nuevo estilo de liderazgo, no es un estilo triunfalista a lo Napoleón, pero sí es un estilo de éxito”, dijo recientemente el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, sobre la canciller.

El 11 de septiembre de este año, Merkel logrará igualar a Konrad Adenauer. Ese día habrá estado, al igual que el primer canciller federal de la República Federal Alemana, 15 años y cinco meses al frente de la CDU.

El tiempo dirá si también consigue superar a Helmut Kohl, que dirigió al partido conservador ininterrumpidamente durante 25 años, desde 1973 a 1998.