• Regístrate
Estás leyendo: Análisis: Vuelta a las urnas en España, ¿fracaso o estrategia de los partidos?
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 00:01 Hoy

Análisis: Vuelta a las urnas en España, ¿fracaso o estrategia de los partidos?

Mientras los diarios españoles hablan de "naufragio de los políticos", los analistas inciden en las estrategias particulares de los partidos políticos, que no temían repetir las elecciones el 26 de junio.

Publicidad
Publicidad

"Todos los políticos hemos fracasado". Con esta frase arrancó hoy el socialista Pedro Sánchez una entrevista radiofónica, unas horas después de constatarse en España la muy probable repetición de elecciones a falta de un acuerdo de Gobierno.

El fiasco estuvo en boca de políticos, ciudadanos y también en las portadas de las grandes cabeceras españolas. "Fracaso político", tituló a toda página el diario El Mundo, que en su editorial habló del "naufragio de los políticos" y de un futuro "de incertidumbre".

Los analistas, sin embargo, puntualizan. "En general, es un fracaso para la democracia española, pero no para las estrategias particulares de los partidos", explica a dpa Jaime Ferri Durá, director del departamento de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad Complutense de Madrid. "Algunos no han hecho el esfuerzo real de negociar. Para ellos, esto no es un fracaso. Se han salido con la suya", añade.

En la misma línea se sitúa el politólogo Pablo Simón, editor de la revista digital Politikon. "Se puede considerar un fracaso colectivo, pero también una ganancia individual en el sentido de que cada actor ha sido ganador de cara a su electorado. Los partidos han perdido el miedo a unas nuevas elecciones", señala.

La repetición de comicios en España es inédita. Salvo un giro de última hora que ya nadie espera, el 3 de mayo se disolverán las Cortes y se firmará la convocatoria electoral para el 26 de junio.

Atrás quedan cuatro meses de negociaciones políticas, marcadas por vetos y líneas rojas que impidieron a los partidos desbloquear la situación de ingobernabilidad surgida tras los comicios de diciembre, en los que ninguna fuerza tuvo apoyos para gobernar en solitario.

Para Simón, que las formaciones hayan sido "fieles a su electorado" y no hayan accedido a determinados pactos tiene que ver con el hecho de que la repetición de comicios era un escenario plausible. "Ésa ha sido la gran limitación" en las negociaciones, apunta.

La posibilidad de que haya una tercera convocatoria electoral es, sin embargo, mucho más remota, lo que podría facilitar pactos en caso de que el resultado en junio sea similar al de diciembre. "Las líneas rojas pasarán entonces a ser discontinuas", auguro Simón. "Y la negociación será más corta".

Las dos cabeceras más importantes de la prensa generalista española, El País y El Mundo, hicieron hoy un llamamiento a los partidos y les pidieron ser "más responsables" y encontrar "soluciones a partir del respeto de la voluntad expresada en las urnas".

Los principales líderes entraron ya hoy en precampaña con discursos repletos de reproches mutuos y poca autocrítica. "Ahora estamos en lo que se llama el 'juego de la culpa', todo el mundo trata de responsabilizar al rival de lo que ha ocurrido", destaca Simón.

El Partido Socialista (PSOE), segundo en el Parlamento tras el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, y los liberales de Ciudadanos fueron los únicos que llegaron a un acuerdo durante estos meses para tratar de formar Gobierno, aunque sin los apoyos suficientes para investir presidente al líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Ni Podemos ni PP lo permitieron. La formación izquierdista perseguía un Ejecutivo de coalición con el PSOE -y sin Ciudadanos- y el PP solo presentó una propuesta: una gran coalición a la alemana con los socialistas, que éstos rechazaron tras una legislatura encabezada por Rajoy y marcada por los recortes.

Los expertos vaticinan ahora una campaña crispada y competitiva, ya que en esta ocasión probablemente no habrá una segunda reválida. Y los sondeos apuntan a una menor participación en las urnas, aunque la de los comicios de diciembre no fue tan alta como se esperaba ante la irrupción de dos nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos.

"Todo lo que está ocurriendo puede desanimar al electorado y crear una desafección hacia el sistema político, pero también puede ser que una campaña muy crispada anime a la población a defender a su partido o a cambiar su voto", apunta Ferri Durá.

Tras cuatro meses sin Gobierno, España se interna de nuevo en un escenario abierto tras varias décadas de bipartidismo sustentado en el PP y el PSOE. El mapa político sigue siendo un rompecabezas que las urnas, o los pactos posteriores, tendrán que cuadrar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.