• Regístrate
Estás leyendo: ANÁLISIS: Críticas a la política exterior de EU: ¿Qué estrategia sigue Obama?
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 22:42 Hoy

ANÁLISIS: Críticas a la política exterior de EU: ¿Qué estrategia sigue Obama?

El presidente de EU ha debido interrumpir sus vacaciones por los problemas en Irak, Gaza y Ucrania, mientras sus críticos afirman que el mandatario está poco presente.

Publicidad
Publicidad

Anne K Walters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pensó que pasaría dos tranquilas semanas de vacaciones lejos de Washington en la isla de Martha's Vineyard. Pero en vez de eso se vio sumido en problemas de política exterior.

Poco antes de que el mandatario de 53 años partiera de vacaciones con su familia, ordenó un ataque aéreo contra la milicia terrorista Estado Islámico (EI) en el norte de Irak. Y además prometió una intervención de ayuda para los refugiados.

Durante sus vacaciones fue informado todas las mañanas por sus asesores sobre la evolución de la situación y habló por teléfono con jefes de Estado y de gobierno. Además de Irak, también se vio obligado a tratar las crisis en la Franja de Gaza y en Ucrania.

Pero a pesar de eso los críticos consideran que el presidente está demasiado poco presente y comentan que prefirió pasar sus tardes jugando al golf. Incluso en los "late night shows" se habló del tema: El cómico estadunidense Jimmy Kimmel comentó que tras un día de playa el presidente tiene que volver al campo de golf: "Las prioridades son las prioridades", ironizó.

Pero más allá de las imágenes -por un lado, un presidente estadunidense lanzando pelotas de golf, por el otro, bombardeos cerca de la ciudad de Erbil, en el norte de Irak- se plantea la pregunta de cuál es el papel de Estados Unidos en Irak. Y si Obama realmente tiene una estrategia amplia para la región.

El "think tank" Council on Foreign Relations en Washington escribió que Estados Unidos avanza hacia una intervención militar más fuerte en Irak, pero "a regañadientes y paulatinamente".

Poco después, Obama generó confusión cuando anunció que no harían falta más ataques aéreos para proteger a los refugiados en las montañas de Sinyar. La situación en Irak, sin embargo, sigue siendo "terrible" y Estados Unidos sigue bombardeando posiciones de EI y suministrando armas a las fuerzas iraquíes.

Mientras tanto, cada vez más opositores republicanos advierten que el avance de las milicias de EI en Irak y Siria pone en peligro intereses estadunidenses en materia de seguridad. Los terroristas tienen el potencial para atacar también en países occidentales, afirman.

"La creciente amenaza de EI para nuestra patria reclama ahora una estrategia seria para evitar un segundo Afganistán, donde los terroristas tenían un refugio seguro para perpretrar atentados contra nuestro país", dijo la senadora republicana Kelly Ayotte.

Obama está ante un juego de equilibrio, señala un editorial del diario The Washington Post. Es difícil involucrarse otra vez militarmente en Irak después de que Obama previamente alabara el repliegue de tropas estadunidenses de allí. Pero si Estados Unidos no corrige el rumbo, el presidente se arriesga a derivar en una situación aún más peligrosa.

"Una doctrina que apunta a mantenerse al margen está condenada a fracasar", escribió el comentarista Jackson Diehl. Estados Unidos debería haber hecho más en Irak y Siria mucho antes. Ahora tiene que ir a la ofensiva para destruir a las fuerzas militantes. Obama debe admitir que fue un error no haber actuado antes, sostuvo.

Algunos críticos conservadores consideran que Obama no tiene una meta concreta. Michael Rubin del American Enterprise Institute, por ejemplo, escribió que los ataques aéreos alimentan la ilusión de que la amenaza se reduce. Pero sin una estrategia eso es apenas un hecho simbólico.

La crítica quizá más dura provino sin embargo de la ex secretaria de Estado del mismo gobierno de Obama, Hillary Clinton. La ex primera dama consideró que la decisión de no armar a los rebeldes sirios moderados en un estadío temprano de la guerra civil contribuyó a reforzar a los yihadistas.

Estados Unidos debe desarrollar ahora una estrategia para enfrentar el peligro del terrorismo islámico, afirmó Clinton, aunque luego se desdijo parcialmente. Quizá por todo esto Obama interrumpió por dos días sus vacaciones y volvió a Washington la noche del domingo. Sobre los motivos de esa decisión la Casa Blanca no quiso dar explicaciones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.