Suman 24 los muertos por alud en EU

Integrantes del cuerpo de bomberos manifestaron su decepción debido a que durante el cuarto día de rescate no encontraron sobrevivientes.
El deslave bloquea la carretera 530 cerca de la localidad de Oso.
El deslave se registró el sábado pasado (Reuters)

Washington,

Las autoridades estadunidenses encontraron hoy diez cuerpos sin vida, lo que eleva a 24 la cifra de fallecidos a causa del deslave del sábado en una zona rural de Washington, mientras más de cien siguen desaparecidos.

A última hora de la tarde, las autoridades del condado de Snohomish, al que pertenece la población donde ocurrió el suceso (Oso), informaron que los equipos de rescate recuperaron dos cadáveres más y localizaron otros ocho, que se suman a los 14 hallados hasta este momento.

El jefe de bomberos del distrito 21 del condado, Travis Hots, expresó su "decepción" por no haber encontrado en cuatro días completos de búsqueda intensa "ningún signo de vida" y expresó sus "condolencias" a quienes han perdido a familiares en la tragedia.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó hoy una declaración de emergencia para acelerar la respuesta ante este suceso, ocurrido el sábado cuando una avalancha de tierra y lodo sepultó en pocos segundos 49 viviendas del pequeño pueblo de Oso, donde viven unas 200 personas.

La inestabilidad del terreno inundado de lodo y la amenaza de nuevas lluvias complican las labores de rescate y la estimación del balance de víctimas, lo que llevó el lunes a que en menos de 24 horas la cifra oficial de muertos pasara de 8 a 14 y la de desaparecidos de 18 a 108 y, poco después, a 176.

Esto ha hecho que crezca la angustia y la incertidumbre entre los familiares y vecinos de la zona, mientras que las autoridades tratan de mantener la esperanza e insisten en que la operación en marcha no es sólo de recuperación tras la catástrofe sino que sigue siendo también de rescate.

"Ya lo he dicho antes, yo creo en los milagros. Creo que la gente sobrevive a sucesos como este", dijo hoy en declaraciones a los periodistas el responsable del departamento que gestiona las emergencias del condado, John Pennington, tras insistir en el hecho de que se estimen 176 desaparecidos no quiere decir que todos ellos hayan muerto.

Las autoridades consideran las lluvias torrenciales de las últimas semanas y la historia geológica de la zona como causas principales del suceso, que habría tenido consecuencias menos graves, según los expertos consultados por los medios locales, si se hubiera prevenido a la población y si las viviendas de la zona estuvieran hechas de materiales de mejor calidad.