Alianza de Macron, en control del Parlamento

La ultraderechista Marine Le Pen sobrevive y alcanza una diputación.
El presidente de 39 años podrá aplicar su plan de reformas tras barrer en las legislativas a los “históricos”.
El presidente de 39 años podrá aplicar su plan de reformas tras barrer en las legislativas a los “históricos”. (Bertrand Guay/AFP)

París

Con su promesa de renovación de la vida política y una batería de reformas, el movimiento del presidente centrista Emmanuel Macron logró una mayoría absoluta abrumadora en las legislativas en Francia, donde la oposición quedó malherida.

La República en Marcha (LREM) de Macron, creado hace poco más de un año, y su aliado centrista del MoDem barrieron a los principales partidos históricos de izquierda y derecha con unos 360 escaños de 577, muchos más de los 289 necesarios para la mayoría absoluta, según estimaciones publicadas por los institutos de opinión.

Aunque holgada, esta victoria es inferior a los pronósticos de sondeos que llegaron a predecir hasta 470 escaños, además de verse empañada por un índice récord de abstención en este tipo de comicios, que superará 56 por ciento, según institutos.

En tanto, el ultraderechista Frente Nacional (FN) que tantas esperanzas había depositado en las legislativas pasa de dos a entre cuatro y ocho escaños. Su líder Marine Le Pen, finalista con Macron en las presidenciales de mayo, sobrevive a la hecatombe, con su primer escaño como diputada. Una victoria amarga para quien aspiraba a liderar el primer partido de la oposición y ni siquiera tendrá grupo parlamentario propio

"Hace un año, nadie habría imaginado una renovación política semejante", se felicitó el primer ministro, Edouard Philippe.

En opinión del profesor de Derecho Constitucional Didier Maus, "se tiró todo lo que representaba un sistema anterior", dado que estos comicios desembocan en "la mayor renovación del elenco político desde 1958 y quizá 1945".

Macron, el presidente más joven de la historia de Francia con 39 años y prácticamente desconocido hace apenas tres años, se ha fijado como prioridad reformar el país con un abanico de propuestas socioliberales.

Mientras, los conservadores reunidos bajo el nombre de Los Republicanos (LR) terminarían con 97 a 130 diputados, algunos de ellos dispuestos a apoyar aMacron.

"Es más que una derrota, es el final de una época", comentó la ex ministra de derecha Valérie Pécresse.

Los socialistas pierden a su vez la mayoría y acaban por los suelos con entre 27 a 49 escaños tras el impopular gobierno de François Hollande, marcado por el desempleo y los atentados yihadistas.

El movimiento de izquierda Francia Insumisa del tribuno Jean-Luc Mélenchon obtuvo de 10 a 30 bancas, incluyendo el Partido Comunista. Si obtiene 15 puede crear un grupo parlamentario.

Mientras, el jefe de los socialistas franceses, Jean-Christophe Cambadélis, anunció su renuncia a la dirección del partido tras los pobres resultados. "Se instalará lo antes posible una dirección colectiva", informó su oficina.

Como marca la tradición, el premier Philippe presentará en las próximas horas la dimisión de su gobierno. Se le encomendará la formación de otro, con una posible remodelación. "Empieza el tiempo de la acción", declaró.