Alemania concede asilo político a militares turcos

El Ministerio alemán del Interior confirmó que las solicitudes de ciudadanos con pasaporte diplomático fueron aceptadas; Ankara acusa a Berlín de proteger a cómplices del fallido golpe de Estado.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan llegó a acusar a Alemania de acoger a "terroristas".
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan llegó a acusar a Alemania de acoger a "terroristas". (Notimex)

Berlin

La tensión entre Alemania y Turquía, cuya relación se deterioró luego de que el presidente turco Recep Tayip Erdogan inició el camino hacia un gobierno autoritario, se incrementará luego que militares turcos obtuvieron asilo político en Berlín, estimaron medios alemanes. 

El Ministerio alemán del Interior confirmó que las solicitudes de ciudadanos turcos con pasaporte diplomático fueron aceptadas y se les otorgó dicho beneficio.

TE RECOMENDAMOS: Turquía dirá "adiós" a UE si no hay negociación: Erdogan 

La confirmación oficial fue resultado de una investigación que emprendieron tres medios alemanes, las grandes emisoras de radio y televisión WDR y NDR, así como el principal periódico de centro-izquierda, el Süddeutsche Zeitung, que este día informaron a la prensa local mediante un comunicado.

Fuentes vinculadas a la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF) dijeron a los medios, que realizaron la investigación, que el gobierno de Alemania esperó al resultado del referendo de abril pasado en Turquía para modificar la Constitución cuyo fin fue concentrar en el Presidente más poder, a costa de los poderes legislativo y judicial.

La BAMF informó que hasta principios de este mes tenía siete mil 700 solicitudes de asilo político de ciudadanos turcos, entre ellos 414 soldados, diplomáticos, jueces y altos funcionarios turcos con pasaporte diplomático.

En el terreno oficial, la BAMF negó cualquier relación entre el otorgamiento del asilo político a ciudadanos turcos con el referendo que modificó la Constitución de Turquía en favor del presidente a mediados de abril.

La Oficina alemana puntualizó que varios de ellos son miembros del contingente militar de la Armada turca en la OTAN, que estaban emplazados en Alemania. Por esa razón portan pasaporte diplomático.

Los soldados detenidos en territorio turco están acusados de haber apoyado el presunto intento de golpe de Estado contra el gobierno de Erdogan a mediados del año pasado, con el supuesto fin de destituirlo por órdenes de Fetulah Gülen, un antiguo tutor político de Erdogan que reside en Estados Unidos.

Como resultado en Turquía fueron destituidos cuatro mil soldados, funcionarios del sector justicia, empleados del Estado turco, custodios de cárceles, funcionarios de la administración pública y colaboradores del Ministerio de Religión.

TE RECOMENDAMOS: Turquía detiene a más de mil policías seguidores de Gülen 

De la noche a la mañana fueron acusados de tener contacto con estructuras y organizaciones terroristas. En el decreto que emitió el gobierno de Erdogan, todos y cada uno de ellos fueron mencionados por nombre.

Los medios alemanes que realizaron la investigación estimaron, en su comunicado de este día, que la decisión de la BAMF puede convertirse en una señal, porque diplomáticos y militares turcos destacados en otros países democráticos del occidente europeo, también solicitaron asilo político tras la redada del mes pasado.

Sin embargo, esas solicitudes aún no tienen respuesta. Se trata, por ejemplo, de diplomáticos y militares turcos en Bélgica. La decisión alemana podría influir la de esos gobiernos, consideraron WDR y NDR y el Süddeutsche Zeitung.

Los tres medios alemanes estimaron que el asilo político solicitado por altos funcionarios turcos con pasaporte diplomático es un tema de política exterior sumamente espinoso, que tenderá a empeorar aún más el mal estado de las relaciones bilaterales Alemania-Turquía.

Cuando los despidos masivos de funcionarios y jueces en Turquía el 15 de julio de 2016, más de cien mil ciudadanos turcos fueron afectados, decenas de miles fueron encarcelados, miles de soldados fueron detenidos y otros miles perdieron su puesto de trabajo.


jamj