• Regístrate
Estás leyendo: La Aldea: La alcaldesa de Madrid recibe las primeras críticas
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 04:54 Hoy

La Aldea: La alcaldesa de Madrid recibe las primeras críticas

Manuela Carmena, que a pesar de quedar segunda en los comicios municipales llegó a la alcaldía gracias a un pacto con el PSOE, es criticada por su "Versión Original", un blog que desmiente a la prensa.

Publicidad
Publicidad

José Antonio López

Manuela Carmena llegó a la alcaldía de Madrid como cabeza de la segunda lista más votada, pero las alianzas con la oposición le permitieron a esta juez de 71 años echar del Ayuntamiento a la derecha, el Partido Popular, tras más de 20 años.

Sin embargo, no ha tardado en llegar la desilusión. Tras un mes en el cargo la alcaldesa se ha pasado más tiempo rectificando a sus ediles –y a ella misma- que tratando de solucionar los problemas de los madrileños.

Las expectativas hacia Carmena son hoy menos altas que cuando asumió la alcaldía. Muchos lo achacan a su nula experiencia política, sobre todo porque viene de Ahora Madrid, una de las submarcas de Podemos en España. Los constantes desatinos de ella y de su equipo le han valido críticas, pero la mayor parte han venido por su última ocurrencia: Versión Original.

Se trata de un blog al que únicamente pueden acceder los políticos del Ayuntamiento y que tiene como objetivo desmentir lo que se publique en los medios de comunicación o sencillamente lo que no les guste leer, ver y oír. Se subrayaría a los medios de comunicación que lo hicieran, así como a sus periodistas.

El blog de inmediato recibió críticas de todos los partidos de oposición y colectivos de prensa en el país. “Estamos volviendo a las épocas franquistas, tan criticadas precisamente por Podemos. Parece mentira que en pleno 2015 haya alguien que se sienta el dueño de la verdad”, señaló Antonio Miguel Carmona, líder del Partido Socialista en el Ayuntamiento.

Al final la presión fue tal que Carmena, una vez más, rectificó, se disculpó y modificó. No mencionará el nombre de los periodistas y nada más. El problema del Gobierno de Carmena es, entre otros, la inexperiencia política, ya que está rodeado de muchos jóvenes que en su momento fueron parte de los llamados “Indignados”. Además, sus propios votantes le echan en cara que haya reculado en varias de sus promesas electorales.

Manuela tomo posesión el 13 de junio y al día siguiente ya estaba rectificando al concejal de Cultura por insultar a las víctimas del terrorismo y de los nazis a través de varios Tuits. Insinuó que éste, Guillermo Zapata, iba a dimitir, y se fue de Cultura, pero no del Ejecutivo.

Una decepción más para los simpatizantes de Ahora Madrid fue la promesa incumplida de la alcaldesa respecto a siempre viajar en transporte público. El primer día en el cargo Manuela acaparó reflectores apenas salir de su casa. Abordó el Metro y llegó caminando hasta su oficina, así lo hizo el segundo día y nada más.

Esta semana el Ayuntamiento informó que la alcaldesa iba a utilizar dos utilitarios y que reduciría el grupo de escoltas que tenía su antecesora del conservador Partido Popular, Ana Botella. Los concejales del nuevo gobierno de la capital tampoco iban a tener coche oficial y sí transporte público.

Ahora a los vehículos que usan los ediles se les llama “coches de incidencias”. Se ha visto utilizar a varios concejales los mismos Toyota que llevaban sus antecesores en el cargo, incluido a Guillermo Zapata. Otra de las grandes promesas de Carmena fue la creación de un Banco Público, pero ésta ha quedado aparcada al señalar que simplemente se trató de una “sugerencia”.

Uno de sus primeros errores fue la propuesta de que las limpiadoras de los colegios públicos fueran sustituidas por las madres (que no por los padres) de los alumnos. Los sindicatos de la limpieza no creían lo que habían escuchado y de nuevo la alcaldesa tuvo que salir a rectificar.

Antes se habían escuchado críticas por el hecho de que no se incluyera a los varones en la relación de personas que tendrían que limpiar los colegios. “Es machismo puro”, se dijo.

No obstante, mientras las “meteduras de pata” se suceden, Carmena sigue recibiendo aplausos y apoyo popular allí donde acude. “Es como estar hablando con una abuela y eso, además de buen rollo te da confianza”, opinan muchos madrileños.

La alcaldesa hace discursos cortos y atractivos allí donde va. Dice lo que la gente quiere escuchar y habla en un tono amable que gusta al público que la ve como una persona cercana.

Manuela se implica en cada una de sus convocatorias, todo lo contrario a lo que hacía su antecesora, Ana Botella. El problema es que mientras está en un acto público, sus concejales dicen lo que piensan sin contárselo antes a ella.

Lo que es evidente es que tras un mes en el cargo, Manuela Carmena se ha pasado más tiempo apagando fuegos de su equipo, mientras la oposición, el Partido Popular y Ciudadanos, está a la espera de lo que pueda durar la actual situación.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.