Al menos 33 muertos en varios atentados en Bagdad

Los tres ataques más sangrientos de hoy en la capital iraquí dejaron 25 muertos y 35 heridos en plena hora punta.
Iraquíes miran hacia el humo que sale del primer piso de un edificio afectado por una explosión en el distrito financiero de ​​Sinak, en Bagdad
Iraquíes miran hacia el humo que sale del primer piso de un edificio afectado por una explosión en el distrito financiero de ​​Sinak, en Bagdad (AFP)

Bagdad

Al menos 33 personas murieron hoy en varios atentados en Bagdad, uno de ellos frente al ministerio de Relaciones Exteriores, al tiempo que el ejército intensificó su lucha contra los yihadistas en la provincia de Al Anbar. Irak padece desde principios de 2013 una espiral de violencia que ha dejado más de mil muertos solamente el pasado mes de enero, en un contexto de descontento de la minoría sunita y de rebeldes islamistas envalentonados por el conflicto en la vecina Siria.

Las fuerzas de seguridad y sus milicias afines siguen batallando en esa provincia occidental de Al Anbar --fronteriza con Siria--contra los islamistas, fogueados en el conflicto sirio, y que tomaron parte de la ciudad de Ramadi y la totalidad de Faluya. Los tres ataques más sangrientos de hoy en Bagdad dejaron 25 muertos y 35 heridos en plena hora punta. Uno de los ataques fue cometido con un coche bomba frente al ministerio de Exteriores, al borde de la ultrafortificada Zona Verde, donde se encuentran el Parlamento, las oficinas del gobierno y la embajada de Estados Unidos.

El segundo atentado fue obra de un suicida que se hizo estallar en un restaurante y el tercero fue con un coche bomba que explotó en un mercado de repuestos de vehículos. El restaurante quedó cubierto de sangre y trozos de miembros humanos. Los soldados dijeron que uno de los suyos envolvió con sus brazos al suicida, en un intento por salvar vidas. El balance de muertos podría haber sido mayor si las fuerzas de seguridad no hubieran detonado de forma controlada un artefacto colocado cerca del ministerio de Petróleo, en el centro de la capital.

Horas mas tarde, otros tres coches bomba explotaron en el sudeste de Bagdad, matando a ocho personas e hiriendo a 32. Además, cinco personas resultaron heridas en un ataque con cohetes en el centro de la capital. Estos atentados no fueron de momento reivindicados, pero varios grupos sunitas, en especial el grupo Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), ya han reivindicado varios ataques coordenados contra civiles y fuerzas de seguridad.

Desde hace un mes, el ejército iraquí intenta recuperar parte de Ramadi y la ciudad de Faluya, que en enero cayeron en manos de insurgentes islamistas liderados por el EIIL, también muy activo en Siria. De acuerdo con oficiales, y según pudo comprobar la AFP, el ejército y las milicias progubernamentales avanzaron el martes en Ramadi después de días de batalla, recuperando algunos de los barrios que los insurgentes tomaron hace un mes. En Faluya, sin embargo, las fuerzas de seguridad han preferido de momento mantenerse fuera de la ciudad, por miedo a desencadenar una batalla total que se cobraría muchas víctimas entre la población civil.

La ciudad de Faluya fue un bastión de la insurgencia sunita contra las tropas estadunidenses que invadieron Irak en 2003 para derrocar al régimen de Sadam Husein. Ahmed Abu Risha, un líder tribal enrolado en las milicias sunitas progubernamentales conocidas como "Sahwa" ("Despertar", en árabe), dijo que el asalto a la ciudad es inminente, y llamó a los insurgentes a entregar las armas. Varios testigos indicaron que algunos barrios de Faluya ya fueron blanco de bombardeos el martes.

La violencia en Al Anbar ha obligado a más de 140 mil personas a huir de sus casas, según la ONU, que habla del mayor movimiento de desplazados en el país desde el pico de violencia vivido en 2006-2007.