• Regístrate
Estás leyendo: Aíslan en un hospital de California a un paciente sospechoso de ébola
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 07:32 Hoy

Aíslan en un hospital de California a un paciente sospechoso de ébola

El posible enfermo fue ingresado en el centro médico Kaiser Permanente South Sacramento, mientras en Liberia la presidenta decretó el toque de queda ante el avance de la epidemia.

Publicidad
Publicidad

Un paciente que podría haber estado expuesto al virus del Ébola fue aislado en un hospital de Sacramento, en California (EU), informó hoy el grupo de cuidados médicos Kaiser Permanente.

"Estamos trabajando con la división de Salud Pública del condado de Sacramento en la observación de un paciente internado en el centro médico Kaiser Permanente South Sacramento y que podría haber estado expuesto al virus del Ébola", dijo Stephen Parodi, especialista en enfermedades infecciosas.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) examinarán muestras de sangre para descartar la presencia del virus, dijo. "Para proteger a nuestros pacientes, personal y médicos, incluso cuando la infección por el virus no está confirmada, tomaremos las acciones recomendadas como precaución por los CDC, al igual que hacemos con otros pacientes con una enfermedad infecciosa sospechosa", explicó Parodi.

"Esto incluye aislamiento del paciente en una habitación especialmente equipada y el uso de equipamiento protector por personal entrenado, coordinado con los especialistas de enfermedades infecciosas", añadió. Dos pacientes estadunidenses, un medico y una trabajadora voluntaria, fueron traídos de regreso a Estados Unidos desde África a finales de julio para ser sometidos a tratamiento.

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, decretó un toque de queda general a partir del miércoles por la noche y la cuarentena de dos barrios, uno de ellos capitalino, ante el avance inexorable de la epidemia del virus del Ébola en el país, el más afectado por el virus junto con Sierra Leona.

El coordinador de la ONU para el Ébola, el doctor inglés David Nabarro, anunció hoy que esta semana visitará ambos países africanos y los otros dos afectados, Guinea y Nigeria, con la intención de movilizar los 7,500 "cascos azules" en Liberia para luchar contra la enfermedad. "A partir del miércoles 20 de agosto, regirá un toque de queda desde las 21:00 hasta 06:00 de la mañana (locales y GMT)", anunció la presidenta Sirleaf esta noche en un discurso radiotelevisado.

También ordenó "el cierre de todos los centros de ocio y de todos los videoclubes a partir de las 18:00 horas". Sirleaf deploró que a pesar de los esfuerzos en aumento y la adopción de medidas cada vez más draconianas, hasta ahora no se haya podido "dominar la enfermedad debido a una negación persistente, a prácticas funerarias tradicionales y al no respeto de indicaciones del personal sanitario y de las advertencias del Gobierno".

La presidenta liberiana anunció asimismo la cuarentena del barrio de West Point, periferia de Monrovia, donde unos jóvenes atacaron un centro de aislamiento del que se llevaron objetos potencialmente contaminados y provocaron la fuga de 17 enfermos, hallados más tarde, y de un barrio de Kakata, al sur de la capital.

"Los barrios de West Point en Monrovia y Dolo Town en Margibi (condado que tiene por capital Kakata) se ponen en cuarentena y bajo vigilancia de seguridad. Esto significa entradas y salidas de esas zonas", precisó.

Desde el inicio de la epidemia en marzo pasado, esta fiebre hemorrágica muy contagiosa ha causado 1,229 muertes (casos confirmados, sospechosos o probables), según el último balance de la OMS, el 16 de agosto: 466 en Liberia, 394 en Guinea, 365 en Sierra Leona y cuatro en Nigeria.

Una quinta persona falleció en Nigeria, un médico que atendió al primer enfermo de ébola en ese país, un pasajero llegado de Liberia, anunció el ministro de Sanidad, Onyebuchi Chukwu.

"Número de médicos irrisorio"

El coordinador de la ONU indicó que viajará la noche del miércoles a Dakar y luego a Monrovia, Freetown, Conakry y Abuja, acompañado de Keiji Fukuda, un responsable de la OMS, con el fin de "revitalizar el sector de la salud" en esos países. Liberia, que suma 53 de los 84 nuevos muertos y 48 de los 113 casos suplementarios, sufre una acumulación de circunstancias desfavorables, explicó a la AFP Cyprien Fabre, responsable de la oficina de ayuda humanitaria de la UE (Echo) para África del Oeste.

Fabre citó la propagación de la epidemia en las zonas densamente pobladas alrededor de la capital, además de las provincias vecinas del norte del país, limítrofes con Sierra Leona y Guinea, y "el número de médicos ridículo con relación a la población" (0,1 por 10.000 habitantes, contra 2,6 de media en África, según la OMS).

La OMS destacó no obstante destacó "señales alentadoras" y ciertas medidas "eficaces" en Guinea, de donde partió la epidemia, y en Nigeria, el país más poblado de África, donde destacó "una sola cadena de transmisión identificada" y la "vigilancia" de las autoridades. En el continente, las medidas de precaución se multiplican y contribuyen a un aislamiento creciente de los países afectados.

Sólo tres aerolíneas internacionales -Royal Air Maroc, Brussels Airlines y Air France- mantienen vuelos con Sierra Leona, según el director general de la aviación civil del país, Abubakarr Kamara. En Air France, personal navegante "declinó efectuar su misión" para viajar a Guinea, Sierra Leona y Nigeria pero los vuelos se mantuvieron, indicó un portavoz de la compañía francesa.

La aerolínea Ceiba Intercontinental de Guinea Ecuatorial suspendió "hasta nueva orden" todos sus vuelos hacia África del Oeste, principalmente a países no afectados pero vecinos de Guinea, Liberia, Sierra Leona o Nigeria. Costa de Marfil anunció por su parte la suspensión "hasta nueva orden" de la organización de competiciones deportivas internacionales en el país.

Para atenuar el impacto económico de la epidemia, el Banco Africano de Desarrollo (BAD) prometió a los países afectados una ayuda de 60 millones de dólares (45 millones de euros) "en forma de apoyo presupuestario" para "permitirles pagar al personal sanitario y equipar los sistemas de vigilancia".

De otra parte, un hospital alemán salió hoy al paso de las sospechas de un caso de ébola en Berlín, tras el caso de una mujer africana que presentaba fiebre, y que en realidad sufriría una gastroenteritis, según los doctores. La mujer se sintió indispuesta en una agencia para el empleo en Berlín que fue cerrada por las autoridades.

La paciente presentaba "una fuerte fiebre" y "problemas de circulación", síntomas que evocaban "una enfermedad infecciosa" por lo que fue trasladada al Hospital de la Caridad, precisó Rolf Erbe, un portavoz de los bomberos. El hospital aclaró que los médicos "no piensan por el momento en una infección por el virus del Ébola sino más bien por una gastroenteritis", según un comunicado.

"Para descartar formalmente el riesgo de ébola se realizará evidentemente un análisis de sangre" precisó el hospital. En la actualidad no hay ningún tratamiento antiviral o vacuna aprobados para combatir el ébola, solo tratamientos en fase experimental. Hay ya más de 1,200 fallecidos por la actual crisis del ébola, principalmente en Liberia, Guinea y Sierra Leona.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.