El aeropuerto de Adén cae en manos de los rebeldes de Yemen

Fuerzas aliadas a los insurgentes chiitas tomaron el aeródromo de la ciudad en donde el presidente Abd Rabo Mansur Hadi se halla refugiado, mientras su canciller pide una intervención militar ...
Manifestantes queman neumáticos en la estratégica ciudad de Taez, en protesta contra la llegada de los milicianos chiitas hutíes a la población
Manifestantes queman neumáticos en la estratégica ciudad de Taez, en protesta contra la llegada de los milicianos chiitas hutíes a la población (AFP)

Adén

Fuerzas aliadas a los rebeldes chiitas en Yemen se apoderaron hoy del aeropuerto internacional de Adén, en el sur del país, donde oficialmente el presidente se hallaba refugiado.

Su ministro de Relaciones Exteriores, Ryad Yasin, pidió una intervención militar árabe "urgente" para impedir que los milicianos chiitas hutíes se apoderen de la ciudad, un hecho que podría precipitar una "profunda guerra civil", según declaró a la AFP desde la localidad egipcia de Sharm el-Sheij.

Desde que el presidente Abd Rabo Mansur Hadi huyó de la capital, Saná, en febrero, Adén se volvió el centro de operaciones del gobierno. Desde esa importante ciudad costera Hadi contaba con recuperar el control del país, con el apoyo internacional.

Pero el propio gobierno estadunidense reconoció que su paradero era desconocido. "Estuvimos en contacto con él temprano en la mañana. Ya no está en su residencia (...). No estoy en condiciones de confirmar otros detalles relativos al lugar en el que se encuentra", declaró la portavoz del departamento de Estado, Jennifer Psaki.

Frente al avance rebelde, el presidente abandonó su palacio para cobijarse en "un lugar seguro en Adén", aseguró a la AFP un responsable del gabinete presidencial que pidió guardar el anonimato. Su residencia fue objeto de bombardeos aéreos.

Los hutíes y unos militares leales al ex presidente Ali Abdalá Saleh, que fue expulsado del poder en 2012, han protagonizado un avance fulgurante sobre Adén. En la ciudad una multitud asaltó un depósito de armas para armarse ante la perspectiva de la llegada de los hutíes.

Los combatientes chiitas afirmaron por su lado haber capturado al ministro de Defensa, el general Mahmud al Subaihi, en Huta, ciudad de la provincia de Lahej, vecina de la de Adén. Luego lo llevaron a Saná, según el portavoz de los hutíes, Mohamed Abdesalam.

Antes, habían tomado el control de la base aérea de Al Anad, que los militares estadunidenses que la ocupaban abandonaron la semana pasada. El canciller Yasin se hallaba en Sharm el Sheij con motivo de ua reunión ministerial del sábado, que precederá la cumbre anual de la Liga Árabe.

Yasin desmintió que Hadi hubiera abandonado el país, como lo había afirmado un miembro de su guardia personal. El canciller también declaró que va a pedir "una intervención militar urgente" en la cumbre de los países árabes.

El presidente Hadi ya había instado el martes al Consejo de Seguridad de la ONU a adoptar medidas para detener el avance de los hutíes y "proteger Yemen". Arabia Saudí reunió anoche a su Consejo de Asuntos Políticos y de Seguridad para estudiar "la situación en la región", aseguró la agencia oficial SPA.

Un estrecho en el punto de mira

Los rebeldes alcanzaron el puerto de Mocha, en el mar Rojo, que da acceso al estratégico estrecho de Bab al Mandeb, según fuentes militares y de seguridad. "El martes empezaron a llegar a Mocha donde tienen aliados en el seno del ejército, pero no controlan la ciudad ni su puerto", declaró una fuente militar.

Las milicias chiitas reforzaron sus posiciones en Aqqan, un pueblo situado a 12 kilómetros de la base aérea de Al Anad, según fuentes tribales. En la ciudad de Lahej, en poder de los hutíes, varios civiles resultaron heridos en enfrentamientos, según habitantes.

En la noche del martes, los rebeldes conquistaron Karch, en la frontera entre las provincias de Lahej y Taez, donde murieron al menos dos civiles. Luego tomaron dos posiciones del ejército y de una tribu local, situadas unos 15 kilómetros más al sur, en la carretera hacia Adén.