EU advierte contra eventual golpe militar en Tailandia

Los opositores a la primera ministra Yingluck Shinawatra siguen movilizados contra su gobierno, que reclaman sea sustituido por un "consejo del pueblo",  y exigen nuevas elecciones en no menos de ...
El líder opositor tailandés, Suthep Thaugsuban (i), recibe donaciones económicas de sus seguidores en una manifestación en Bangkok
El líder opositor tailandés, Suthep Thaugsuban (i), recibe donaciones económicas de sus seguidores en una manifestación en Bangkok (AFP)

Washington, Bangkok

Estados Unidos, aliado de Tailandia, advirtió hoy por primera vez contra cualquier posibilidad de golpe militar en el reino, que se encuentra inmerso en una profunda crisis política. "No queremos asistir de ninguna manera a un golpe de Estado o a una ola de violencia" en Tailandia, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jennifer Psaki, interrogada acerca de la posibilidad de una intervención militar tailandesa para intentar resolver el conflicto político en el país.

Aun cuando en las accidentadas elecciones legislativas celebradas el domingo hubo una "votación ordenada y pacífica" en la mayoría del territorio nacional, "hubo también inquietantes demostraciones de violencia en vísperas de los comicios", así como intentos de impedir que los ciudadanos votaran, dijo Psaki. "Seguimos preocupados de que las tensiones políticas en Tailandia planteen desafíos a las instituciones democráticas y al proceso democrático", señaló.

"No vamos a optar por alguna de las partes en disputa, pero seguimos llamando a todas ellas a entablar un diálogo sincero para resolver las diferencias políticas existentes de manera pacífica y democrática". Millones de personas fueron impedidas de votar por manifestantes que intentaban evitar la reelección de la primera ministra Yingluck Shinawatra, causando el cierre de un 10% de las mesas electorales. Analistas sostuvieron que estas semanas de agitación política han dejado al asediado gobierno a la merced incluso de un golpe militar.

"Apoyamos una solución democrática a las tensiones actuales en Tailandia. Estamos comprometidos muy estrechamente en esa vía, y por supuesto creemos que hay más pasos que deben tomarse", agregó la portavoz estadunidense. Mientras, los opositores tailandeses volvieron hoy a manifestarse decididos a tumbar al gobierno al día siguiente de unas elecciones legislativas que se encargaron de perturbar al máximo.

Cientos de manifestantes salieron a las calles para dejar claro que las legislativas del domingo no cambian para nada su determinación de terminar con el gobierno de la primera ministra Yingluck Shinawatra, a la que acusan de estar manipulada por su hermano Thaksin, ex jefe de gobierno derrocado por el ejército en 2006 y exiliado desde entonces. Esta mañana no se habían publicado ni siquiera resultados parciales de las legislativas. Tampoco estaba disponible ninguna cifra de participación y la publicación de resultados podría llevar semanas o incluso meses.

Los opositores perturbaron con eficacia los comicios del domingo, impidiendo el transporte de papeletas y urnas, y forzando el cierre de diez mil colegios electorales, el 10% del total. "Está claro que hay que invalidar la elección", dijo hoy Akanat Promphan, portavoz de los manifestantes, al comienzo de la marcha. "La Constitución estipula que la elección debe celebrarse en un solo día. Pero ha sido imposible", ya que con el boicot de los opositores, las papeletas y las candidaturas se vieron bloqueadas en muchas circunscripciones, se felicitó Promphan.

El partido en el poder y gran favorito, el Puea Thai, hace valer sin embargo en que la elección se llevó a cabo en la mayor parte del país, después de tres meses de crisis política con los opositores, que no cejan en su movilización contra el gobierno. La oposición, una alianza de elementos ultramonárquicos y electores hartos del "clan Shinawatra", tiene en común su odio a Thaksin Shinawatra, que según ellos sigue gobernando a través de su hermana Yingluck. Los opositores reclaman el reemplazo del actual gobierno por un "consejo del pueblo" no electo, y la celebración de comicios dentro de no menos de un año.