Acusado por el 11-S, expulsado dos veces de audiencia en Guantánamo

El yemenita Ramzi Ben al-Shaiba, acusado de ser uno de los coordinadores de los atentados, fue retirado por la fuerza, tras dos avisos previos, mientras su abogado alegó que los guardias de la ...
El yemenita Ramzi Ben al-Shaiba, en una foto facilitada por el FBI  el 17 de enero de 2002
El yemenita Ramzi Ben al-Shaiba, en una foto facilitada por el FBI el 17 de enero de 2002 (AFP)

Fort Meade

Uno de los cinco acusados por los atentados del 11 de septiembre de 2001 fue expulsado hoy dos veces de una audiencia preliminar en la base militar estadunidense de Guantánamo, tras ser ganado por la ira a raíz del tema de las prisiones secretas de la CIA. El yemenita Ramzi Ben al-Shaiba, acusado de ser uno de los coordinadores de los atentados, fue retirado por la fuerza, tras dos avisos previos, después de que su abogado sugiriera que los guardias de la prisión militar de Guantánamo privaron deliberadamente de sueño a su cliente.

"No ha podido dormir en toda la noche a causa del ruido que se montó alrededor de él", afirmó el comandante Kevin Bogucki. "Está demasiado cansado como para poder estar atento", señaló. Esta audiencia preliminar, de preparación del proceso contra los cinco acusados, que se espera que tenga lugar en 2015, era retransmitida en la base militar de Fort Meade, Maryland (este de Estados Unidos). El comandante Bogucki afirmó que en la celda se sentían regularmente golpes de puertas contra los tabiques, una acusación que el gobierno estadunidense niega.

Tras un receso para discutir si Ben al-Shaiba entendía su derecho a estar presente en la sala, el sospechoso se negó a responder a las preguntas del juez James Pohl, alegando que éste ya había tomado partido. "Me niego a responder esa pregunta, porque el juez está en mi contra y contra mis descargos", afirmó Ramzi Ben al-Shaiba, antes de lanzar acusaciones improvisadas por el trato que dispensa Estados Unidos contra los sospechosos de terrorismo.

Advertido por el juez Pohl de que no hablara cuando no era su turno, el yemenita, acusado entre otras cosas de haber ayudado a sus cómplices a recibir cursos de piloto en Estados Unidos, prosiguió en voz baja su monólogo e hizo referencia a "una prisión secreta de la CIA". A pesar de las advertencias del magistrado, el acusado se enojó y fue expulsado de la sala. La retransmisión de la audiencia fue entonces interrumpida y segundos después el juez dijo "no he tomado posición" sobre las alegaciones de Ben al-Shaiba.

Los otros cuatro acusados de los atentados, entre ellos el cerebro autoproclamado de la operación, Jaled Cheij Mohamed, también estaban presentes. Tras el receso para el almuerzo Ben al-Shaiba regresó a la corte pero volvió a rechazar contestar y fue expulsado por segunda vez de la sala mientras gritaba "no soy un criminal de guerra".

La defensa solicita al gobierno que desclasifique el programa de detenciones e interrogatorios en las cárceles secretas de la CIA, a los que fueron sometidos los cinco acusados durante el gobierno de George W. Bush. Tras sus detenciones en 2002 y 2003, los cinco pasaron tres años en prisiones secretas de la CIA en el exterior, donde habrían sido torturados.