Acusado de asesinato de soldado británico "ama" a Al Qaeda

Michael Adebolajo, de 28 años, y Michael Adebowale, de 22, son juzgados por haber acabado con la vida del militar Lee Rigby a plena luz del día mientras caminaba hacia su cuartel, en Londres, en ...
Michael Adebolajo, durante un interrogatorio policíaco en Londres el pasado 4 de diciembre
Michael Adebolajo, durante un interrogatorio policíaco en Londres el pasado 4 de diciembre (AFP )

Londres

Uno de los hombres acusados del asesinato de un soldado británico en mayo dijo hoy en su juicio que ama a Al Qaeda y que considera que los militantes islamistas son sus "hermanos". Michael Adebolajo, 28 años, testificó sentado rodeado de guardias de seguridad y a unos metros de la familia del soldado en el tribunal Old Bailey de Londres. Adebolajo y Michael Adebowale, 22 años, están acusados de haber asesinado al soldado Lee Rigby a plena luz del día mientras caminaba hacia su cuartel, en Londres, en mayo.

Durante la audiencia, se explicó que la pareja atropelló a Rigby con un coche antes de atacarlo con cuchillos y Adebolajo intentó decapitarlo con un cuchillo de carnicero. Los dos acusados, británicos de origen nigeriano, rechazan la acusación de asesinato. Adebolajo explicó que fue educado como cristiano pero que se convirtió al islam durante su primer año en la Universidad de Greenwich, en el sur de Londres, y dijo: "Al Qaeda, me considero un muyahidín. Los quiero, son mis hermanos", y añadió que nunca había conocido a ningún militante de la red.

"Mi religión lo es todo", dijo al tribunal. Adebolajo, que pidió que se le llamara Mujaahid Abu Hamza en el tribunal, explicó que está casado y tiene seis hijos. El acusado creció en Romford, en el este de Londres, y contó que la "gran mayoría" de sus amigos de la escuela eran británicos blancos, y que uno de ellos se unió al ejército y murió en Irak, por lo que consideraba a Tony Blair -quien envió a las fuerzas británicas a unirse a la misión liderada por Estados Unidos en Irak en 2003-, "responsable" de la muerte de su amigo.

En varias ocasiones repitió que era un "soldado" y que no lamentaba lo que le había sucedido a Rigby. "Nunca me arrepentiré de obedecer las órdenes de Alá. Es todo lo que puedo decir", dijo.