Sin acuerdos, EU y Cuba seguirán diálogo sobre embajadas

Las delegaciones cubana y estadunidense decidieron hoy en Washington proseguir discutiendo en las próximas semanas sobre el funcionamiento de sus futuras delegaciones diplomáticas.
La directora general para EU del Ministerio de Exteriores de Cuba y jefa del equipo negociador con Washington, Josefina Vidal, ante la prensa
La directora general para EU del Ministerio de Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, al hacer su declaración hoy, en Washington (EFE)

Washington

Estados Unidos y Cuba no lograron llegar a acuerdos en sus negociaciones para el restablecimiento de relaciones diplomáticas, y por ello decidieron hoy seguir discutiendo en las próximas semanas sobre el funcionamiento de sus futuras embajadas.

"Hemos continuado avanzando. (...) Ambas delegaciones acordamos continuar los intercambios sobre aspectos relativos al funcionamiento de las misiones diplomáticas", dijo la jefa de la delegación cubana, Josefina Vidal, al fin de la última ronda de negociaciones.

La alta diplomática cubana añadió que "en las próximas semanas" las conversaciones serían retomadas para hablar también sobre "la conducta del personal diplomático" en las futuras embajadas.

Por su parte, la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, dijo que "esta ronda de conversaciones ha sido altamente productiva". "Hemos hecho progresos significativos en los últimos cinco meses", apuntó, para añadir que los dos países están "más cerca" de restablecer lazos diplomáticos.

Sin embargo, ni Vidal ni Jacobson ofrecieron detalles de cuáles son los obstáculos que, en medio de los festejados avances, aún no han podido ser removidos para que La Habana y Washington tengan condiciones de anunciar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Despejar el camino a las embajadas

Antes del inicio de esta ronda de diálogo, dos de esos obstáculos prioritarios se habían delineado de forma clara: la carencia de servicios bancarios de la eventual representación cubana en Washington, y la permanencia de Cuba en la lista del Departamento de Estado sobre países que patrocinan el terrorismo.

La Casa Blanca ya notificó al Congreso sobre la remoción de Cuba de la polémica lista, en un proceso que se completa el 29 de mayo, y en la noche del jueves Cuba confirmó que ya había conseguido un banco que le administre sus cuentas en Estados Unidos. En este escenario de avances y progresos, sin embargo, las negociaciones encontraron algunas barreras.

Una de las claves puede ser hallada en la frase de Vidal sobre la "conducta" de los diplomáticos, en velada referencia a actividades de una parte del personal estadunidense en La Habana y que el gobierno cubano considera injerencia en sus asuntos internos.

La propia Jacobson ya había sido presionada por senadores el miércoles para que el Departamento de Estado se comprometa a mantener los cursos que Estados Unidos ofrece en diversos países, pero especialmente en Cuba, sobre temas como democracia y derechos humanos, orientados particularmente a periodistas.

Hoy, luego del cierre de las conversaciones con Cuba, Jacobson dijo a la prensa que desde 1979, cuando esos cursos fueron ideados, "han sufrido muchos cambios, entonces no sé decir que formato tendrían en el futuro".

Discusiones futuras

Jacobson afirmó hoy que, en vista de los avances y progresos alcanzados, probablemente no sea necesaria otra ronda formal de conversaciones, ya que los detalles pendientes podrían ser resueltos por las respectivas representaciones diplomáticas.

En este sentido, Vidal sugirió que la delegación cubana ya está pensando en los pasos a seguir más allá del restablecimiento de relaciones diplomáticas, reapertura de embajadas y designación de embajadores.

Cuba, dijo la alta diplomática, está determinada "a abordar, una vez restablecidas las relaciones diplomáticas, temas sustantivos de la agenda bilateral, entre otros, el cese del bloqueo", medida que debería contar con el apoyo del Congreso estadunidense.

Sin embargo, Washington y La Habana sorprendieron al mundo el pasado 17 de diciembre al anunciar la decisión de dejar atrás medio siglo de ruptura e iniciar conversaciones para restablecer las relaciones diplomáticas.

Inclusive Obama y el líder cubano Raúl Castro mantuvieron un histórico encuentro, con apretón de manos incluido, al margen de la Cumbre de las Américas, realizada en abril en Panamá. Hasta el momento, todas las rondas de alto nivel (que comenzaron el 22 de enero en La Habana) estuvieron conducidas por Vidal y Jacobson.