Palestina e Israel acuerdan tregua en Gaza

Palestinos e israelíes pactaron un nuevo alto el fuego, que entrará en vigor a las 19:00 horas tiempo local, informó la agencia estatal egipcia MENA, sin precisar la duración de la tregua.
Un menor israelí de cuatro años murió cuando fue alcanzado por un mortero palestino.
Hamás anuncia haber alcanzado un acuerdo con Israel para poner fin a la guerra en Gaza. (Reuters)

Jerusalén, Israel

Los israelíes y palestinos alcanzaron un nuevo acuerdo de cese al fuego en Gaza y se espera que el anuncio oficial se realice en Egipto, donde fue negociada la tregua, dijo un portavoz de Hamás, el grupo islámico que domina el enclave.

"Un acuerdo ha sido alcanzado entre ambas partes y estamos esperando el anuncio desde El Cairo para determinar la hora cero para su implementación", dijo el portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, en Gaza.

Egipto, mediador en las negociaciones indirectas entre ambas partes celebradas desde el inicio del conflicto, el 8 de julio, confirmó que el "acuerdo de alto el fuego" debe "entrar en vigor a las 16H00 GMT".

"Egipto anunció que palestinos e israelíes cerraron un alto el fuego, que entrará en vigor a las 19H00 locales (16H00 GMT)", indicó la agencia estatal MENA, que no precisó la duración de la tregua.

Poco después del anuncio egipcio, una fuente gubernamental israelí indicó que Israel aceptó una alto el fuego "ilimitado" en Gaza.

Se espera que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto emita pronto un comunicado más detallado sobre el nuevo cese al fuego, según dos funcionarios egipcios

Ziad Najala, un alto dirigente de Yihad Islámica, dijo que el acuerdo incluye un cese de fuego "sin término" y el alivio al bloqueo de Gaza por parte de Israel para permitir el ingreso de ayuda humanitaria y materiales de construcción al territorio devastado por la guerra.

Funcionarios palestinos habían declarado más temprano que la última iniciativa de El Cairo llamaba a un fin ilimitado de las hostilidades, a la apertura inmediata de los cruces fronterizos de Gaza con Israel y Egipto y a una ampliación de la zona de pesca del enclave en el Mediterráneo.

Las conversaciones sobre asuntos más complejos como la construcción de un aeropuerto y un puerto de mar en Gaza comenzarán el mes próximo, dijo Najala.

El dirigente de Hamás, que habló bajo la condición de no ser identificado, confirmó los términos del acuerdo.

De confirmarse los términos, significaría en los hechos que Hamás acabó por aceptar las condiciones similares a las que pusieron fin a más de una semana de combates en 2012.

Israel prometió entonces aliviar gradualmente las restricciones, en tanto Hamás prometió desistir de lanzar cohetes de Gaza a Israel. La tregua se mantuvo, pero el bloqueo a la frontera de Gaza permaneció en gran medida intacto.

Tanto Israel como Egipto ven a Hamás como una amenaza de seguridad y exigen garantías de que no entrarán armas al territorio económicamente devastado.

Israel y Egipto impusieron el bloqueo en 2007, cuando Hamás se apoderó de Gaza por la fuerza. Las restricciones impiden a prácticamente todos los 1,8 millón de habitantes de Gaza viajar o comerciar. Algunos miles pueden abandonar el territorio costeño cada mes.

Durante la guerra, Hamás había dicho que aceptaría un cese de fuego a cambio del levantamiento del bloqueo. Pero en los últimos días Israel escaló sus ataques a Gaza. Desde el fin de semana derribó cinco edificios altos de oficinas, apartamentos y tiendas.

Israel bombardeó el martes dos edificios altos en la Ciudad de Gaza con decenas de viviendas y tiendas, derribó uno y provocó graves daños en el otro.

Los ataques demolieron completamente la Torre Basha, de 15 pisos, con apartamentos y oficinas, y causaron severos daños al Complejo Italiano, construido en la década de 1990 por un empresario italiano, con 72 apartamentos y 60 tiendas.

En esta guerra hasta el presente han muerto al menos 2 mil 133 gazatíes y otros 11 mil han sufrido heridas, según la ONU y autoridades de salud palestinas. La ONU calcula que unas 100 mil personas han quedado sin techo.

Israel sufrió 68 muertes, todas menos cuatro de ellas de soldados.