Sin acuerdo, expira programa de espionaje de la NSA en EU

El Senado no logra un pacto para evitar que la llamada Ley Patriota antiterrorista termine con la recolección de datos telefónicos por parte de la Agencia de Seguridad Nacional.
Mitch McConnell, jefe de la mayoría en el Senado, dijo que el análisis seguirá en los próximos días.
Mitch McConnell, jefe de la mayoría en el Senado, dijo que el análisis seguirá en los próximos días. (Mike Theiler/Reuters)

Washington

El Senado de Estados Unidos no logró un acuerdo para evitar que el último minuto de ayer expirara la llamada Ley Patriota antiterrorista, que incluye la recolección de datos telefónicos por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), luego de que el senador republicano Rand Paul bloqueara la posibilidad de alcanzar una solución.

"La Ley Patriota expirará esta noche (ayer)", dijo Paul, que se postula a la presidencia, luego de horas de un infructuoso debate para aprobar una reforma que permitiera mantener vigentes importantes medidas de seguridad nacional.

La reforma, denominada Freedom Act (Ley de la Libertad), ya había sido aprobada por la Cámara de Representantes, con republicanos y demócratas unidos en su deseo de controlar la recolección por parte de la NSA de datos telefónicos de millones de estadunidenses sin conexión alguna con el terrorismo.

La Casa Blanca denunció la actitud del Senado como "irresponsable", pero agregó que apuesta a que los legisladores puedan rectificar su actitud esta semana.

El jefe de la CIA, John Brennan, advirtió ayer que permitir que expiren los programas de vigilancia incluidos en la Ley Patriota podría implicar un aumento de las amenazas terroristas.

"Esto es algo que no nos podemos permitir en este momento", dijo Brennan sobre la expiración de la normativa.

"Porque si miramos los horrendos ataques terroristas y la violencia que hoy tienen lugar en el mundo necesitamos mantener la seguridad en nuestro país, y nuestros océanos ya no nos mantienen seguros de la forma que lo hacían un siglo atrás", aseveró a la cadena CBS.

El presidente Barack Obama instó el viernes al Senado a votar "rápidamente" la reforma del programa de recolección de datos de llamadas telefónicas de la NSA, y advirtió contra las consecuencias de no hacerlo.

"No quiero que (...) nos enfrentemos a una situación en la que habríamos podido impedir un ataque terrorista o arrestar a alguien peligroso y no lo hayamos hecho debido simplemente a una inacción del Senado", dijo.

La Casa Blanca y la Cámara de Representantes estaban de acuerdo en aprobar una nueva ley que permita continuar recolectando datos telefónicos en Estados Unidos (horario, duración, número destinatario) pero a través de los operadores telefónicos y no de la NSA.

"A partir de esta noche los empleados de la NSA que consultaban la base de datos (sobre los llamadas telefónicas) ya no podrán hacerlo, y ello gracias al senador Rand Paul", dijo en tono furioso el senador Richard Burr, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara alta.

La Casa Blanca ya había advertido la semana pasada que todos los servidores de la NSA que recolectaban metadatos de las comunicaciones de los estadunidenses dejarían de funcionar a las 00H01 locales (04H00 GMT) si el Senado no prorrogaba su autorización.

Una fuente cercana a Mitch McConnell, jefe de la mayoría en el Senado, dijo sin embargo que el análisis del texto bloqueado continuará en los próximos días y que habrá una votación final "el martes o el miércoles".

En ese caso se reabriría una vía para restablecer la recolección legal de metadatos telefónicos por la NSA.

Rand Paul, candidato a la investidura republicana para las elecciones presidenciales de 2016, se dijo satisfecho de que la ley expira.

De su lado, el otro aspirante republicano a la presidencia, el senador Ted Cruz (Texas), dijo tras la reunión que "aprobaremos esta semana" el proyecto de ley que permite proseguir la recolección de datos.