Dos mexicanos muertos en avionazo, confirma SRE

Samuel Bedolla, jefe de Departamento de la Dirección General de Información Nacional de la cancillería, dijo que se trata de dos mujeres.
Parte del Airbus A320, que se estrelló la mañana del martes en los Alpes franceses.
Parte del Airbus A320 que se estrelló la mañana del martes en los Alpes franceses. (AFP)

México

Dos mexicanos murieron en el accidente aéreo que ocurrió la mañana del martes en los Alpes franceses, en el cual fallecieron 150 personas, dijo la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Samuel Bedolla, jefe de Departamento de la Dirección General de Información Nacional de la cancillería, dijo que se trata de dos mujeres, de las cuales no reveló su identidad por respeto a las familias.

"La embajadora Reyna Torres tiene los datos de solo dos mujeres confirmadas", dijo el funcionario de la SRE.

El canciller José Antonio Meade dijo que se brinda toda la asistencia a los familiares de los mexicanos que viajaban en el avión de Germanwings.

En un comunicado, la SRE informó que el Consulado de México en Francia da seguimiento a los operativos de rescate e identificación de los restos, en estrecha comunicación con la Célula de Crisis del Ministerio de Asuntos Extranjeros francés.

Los restos de los pasajeros serán enviados a Francia, en donde se les realizarán las pruebas forenses correspondientes para su identificación y  poder entregarlos a los familiares.

El Airbus A320, que iba de Barcelona, España, a Düsseldorf, Alemania, se estrelló en los Alpes franceses tras despegar del aeropuerto de El Prat.

Antes de estrellarse, el piloto realizó una llamada de socorro a las 9:47 GMT en las proximidades de Barcelonette, en los Alpes de Haute Provence y seis minutos después perdió contacto con la torre de control francesa.

Thomas Winkelman, presidente de la compañía aérea, aseguró que el piloto estaba capacitado, ya que tenía más de 10 años de experiencia y unas 6 mil horas de vuelo, mientras que el avión había sido sometido a una revisión completa el verano de 2013.

Autoridades francesas aseguraron que no hay sobrevivientes y que el avión se desintegró, pues el resto más grande es del tamaño de un auto.