Académico critica silencio de medios oficiales ante corrupción en Cuba

Esteban Morales consideró que la corrupción en la isla caribeña se sustenta en “mecanismos que funcionan durante largo tiempo y con muchas personas implicadas, que conforman verdaderas redes”.
Esteban Morales, un académico estudioso y crítico de la corrupción en el sistema socialista cubano
Esteban Morales, un académico estudioso y crítico de la corrupción en el sistema socialista cubano (Archivo)

La Habana

El académico Esteban Morales, separado del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) en 2010 tras sus críticas públicas a la corrupción en la isla, afirmó hoy que “da lugar a cierta sospecha” el manto de discreción con que los medios nacionales cubren ese mal, extendido por todo el aparato burocrático que sigue imperando en el país.

“¿Acaso es, que a pesar de las críticas de (el presidente)  Raúl Castro existe alguien, en algún nivel de la estructura de dirección, con poder, interesado en que el tema no se divulgue?”,  preguntó Morales, quien consideró que la corrupción en Cuba se sustenta en “mecanismos que funcionan durante largo tiempo y con muchas personas implicadas, que conforman verdaderas redes”.

En un artículo que reprodujo la web havanatimes.org, Morales –readmitido en el PCC,  pero nunca más invitado a programas de la televisión en los que hasta 2010 fue comentarista habitual-  lamentó que “no existan detalles” en los medios locales “que nos permitan conocer cómo van los procesos” abiertos  a cientos de funcionarios bajo investigación y “mucho menos”  sus  nombres.

Morales profundizó en los mecanismos clandestinos vigentes desde hace décadas en el país, mediante los cuales el llamado mercado negro se abastece del predominante mercado Estatal y alertó que “la corrupción contamina toda la estructura estatal de gobierno y política, deviniendo problema de seguridad nacional”.

“No se trata” de simples ventas ilegales de algo robado, “se trata de que los propios funcionarios estatales”, encargados de vender las mercancías, “las trasladen al otro mercado, donde ellos son los dueños, pudiendo incluso operar con precios preferenciales a sus favor, sobre todo con aquellas mercancías escasas”, dijo. El académico afirmó que éste es “un fenómeno que requiere un tipo de pena que impida a toda costa la reincidencia”, y advirtió que de no lograrse su control en el ámbito nacional, hará “causa común con el narcotráfico”.