Absuelven a Mubarak por muerte de manifestantes

A pesar de ello, el ex presidente egipcio no será puesto en libertad debido a que está cumpliendo una condena de tres años en un caso de corrupción por separado.

El Cairo

El ex presidente Hosni Mubarak, de 86 años, fue absuelto hoy de los cargos de conspirar para asesinar a cientos de manifestantes durante la "Primavera árabe", el movimiento que obligó a renunciar al entonces mandatario.

Sin embargo, el ex jefe de Estado Mubarak no será puesto en libertad debido a que está cumpliendo una condena de tres años en un caso de corrupción por separado, señaló un funcionario judicial, informó Al Arabiya News Channel.

El tribunal estalló en aplausos cuando el juez desestimó los cargos relacionados con la muerte de cientos de personas. También fue absuelto de una imputación de corrupción que involucraban a las exportaciones de gas a Israel.

Mubarak estaba acusado junto con siete de sus ex comandantes de la policía de participar en el asesinato de cientos de manifestantes durante la revuelta de 2011 que puso fin a su régimen de más de tres décadas.

Sus hijos Alaa y Gamal han sido además exonerados de los cargos de corrupción y enriquecimiento ilícito por permitir la venta y exportación de gas a Israel por debajo del precio del mercado tras haber prescrito los delitos.

El ex ministro del Interior, Habib el Adly, junto con sus colaboradores, fue también absuelto por la muerte de cientos de manifestantes durante el movimiento popular que derrocó al entonces líder egipcio.

El fallo de este sábado forma parte de la sesión en la cual se conoció el veredicto contra el ex mandatario, en un segundo juicio que se realiza en su contra, acusado de conspirar en el asesinato de manifestantes durante el levantamiento de 2011.

El año pasado, un tribunal de apelaciones revocó una sentencia de cadena perpetua inicial dado a Mubarak en 2012 por motivos técnicos.

En 2012, Mubarak - junto con el ex ministro del Interior Habib al-Adly - fue condenado a cadena perpetua en 2012 por complicidad en la muerte de manifestantes durante la revuelta de 2011 que finalmente lo obligó a renunciar.

Sin embargo, en enero de 2013 el Tribunal de Casación confirmó la apelación de los dos hombres en contra de sus convicciones, por motivos técnicos y ordenó un nuevo juicio.

En agosto, un tribunal ordenó la liberación de Mubarak de la cárcel y fue traslado a un hospital militar en El Cairo, donde se encuentra recluido bajo arresto domiciliario.

El fallo fue aplazado el pasado 27 de septiembre después de que el presidente del tribunal Mahmud Kamel el Rashidi argumentó que necesitaba tiempo para revisar miles de documentos sobre el caso.