Congreso de Chile aprueba ley que despenaliza el aborto

La medida fue propuesta por la presidenta Michelle Bachelet que permite a las mujeres interrumpir el embarazo, la cual regirá 90 días después de su promulgación que dependerá del Tribunal.
La propuesta fue aprobada en su totalidad y quedó lista para ser promulgada por Bachelet.
La propuesta fue aprobada en su totalidad y quedó lista para ser promulgada por Bachelet. (Reuters)

Valparaíso

El Congreso chileno aprobó finalmente un proyecto de ley que despenaliza el aborto en tres causales, aunque la promulgación podría demorarse a raíz de una presentación hecha por la derecha opositora ante el Tribunal Constitucional para pedir la ilegalidad de la norma.

La iniciativa -una de las propuestas emblemáticas de la presidenta Michelle Bachelet y apoyada por más de un 70 por ciento de los chilenos, según recientes encuestas- autoriza la interrupción voluntaria del embarazo cuando exista riesgo de vida para la madre, inviabilidad del feto o violación.

TE RECOMENDAMOS: Estos son los países que prohíben el aborto

Hace dos semanas, la propuesta había sufrido un nuevo traspié que puso en peligro su aprobación, luego de que la Cámara de Diputados rechazara unas modificaciones realizadas por el Senado respecto de una norma que busca consagrar en la ley el derecho de las menores de 14 años de acudir a los Tribunales en caso de querer interrumpir el embarazo si sus representantes legales están en contra.

Una "comisión mixta", integrada por diputados y senadores, cuyo objetivo es dar solución a las divergencias surgidas entre ambas cámaras durante la tramitación de un proyecto de ley, zanjó el martes la diferencia y repuso el artículo impugnado, por lo que el proyecto volvió al Parlamento.

A pesar de las presiones de la iglesia católica y de los sectores más conservadores del país, la propuesta, que lleva más de dos años y medio de tramitación legislativa, fue aprobada en su totalidad y quedó lista para ser promulgada por Bachelet, que concluye su segundo periodo presidencial el 11 de marzo de 2018.

Sin embargo, el Gobierno deberá superar todavía otra valla: los partidos de derecha en el Parlamento llevaron el proyecto aprobado al Tribunal Constitucional (TC) tras considerar que toda la iniciativa es inconstitucional.

"La Constitución protege la vida del que está por nacer. Por lo tanto, este proyecto atenta contra el ordenamiento constitucional", señaló la senadora Jacqueline Van Rysselberghe, de la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI) al presentar este miércoles el requerimiento ante el TC.

El actual TC está conformado por diez magistrados, entre ellos sólo dos mujeres, que son designados por los presidentes de la República, el Senado y la Corte Suprema. En caso de empate en la votación, el que define es el presidente de la institución. Las resoluciones del organismo son inapelables.

Chile es una de las pocas naciones del mundo en las que el aborto está prohibido en cualquier circunstancia. Su práctica es incluso castigada con penas de cárcel desde que la dictadura militar del general Augusto Pinochet (1973-1990), por presiones de la Iglesia católica, derogara en la agonía de su régimen una ley de aborto terapéutico que estuvo vigente desde 1931.

JOS