Zuluaga, un candidato a la sombra de Uribe

Al candidato Oscar Iván Zuluaga lo persigue su proximidad con el ex presidente Álvaro Uribe, sin embargo, esta relación contribuyó a aventajar al presidente Juan Manuel Santos en las primeras ...
Óscar Iván Zuluaga, el candidato opositor con más posibilidades de derrotar a Santos en las elecciones presidenciales
Óscar Iván Zuluaga, el candidato opositor a Santos en las elecciones presidenciales. (AFP)

No tiene demasiado peso político propio y, de hecho, una mayoría de los encuestados en una consulta realizada en febrero dijo que no lo conocía. Tres meses después, no obstante, el candidato uribista Oscar Iván Zuluaga asoma como el principal obstáculo para la reelección del presidente Juan Manuel Santos al aventajarlo en la primera vuelta presidencial el domingo.

Su repunte es producto de su proximidad con el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, mentor en su momento de Santos y quien hoy procura impedir que sea reelegido.

Zuluaga es el candidato del Centro Democrático, creado hace algunos meses por Uribe, y no se despega del ex presidente desde que fue postulado en octubre pasado. Esa asociación con Uribe en los últimos meses le ha dado una proyección nacional que pocos anticipaban.

"Si Zuluaga es presidente, el poder detrás del trono será Uribe. Eso está más claro que el agua", dijo el parlamentario Iván Cepeda, del izquierdista Polo Democrático Alternativo y un público enemigo político y personal del ex mandatario, quien es tenido en alta estima por algunos sectores por su política de mano dura hacia la guerrilla durante su presidencia y que acaba de ser elegido senador.

Para Cepeda, entre Zuluaga y Uribe "no habría una diferencia sustancial; es más, lo ha afirmado (Zuluaga): su prioridad es la seguridad y romper el proceso de paz" que desde fines de 2012 adelanta en Cuba el gobierno de Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que el uribismo condena en los términos más severos.

En un debate realizado el viernes, Zuluaga no descartó desechar el proceso de paz pero dijo que para que continuara debe haber un cese al fuego unilateral de parte de las guerrillas, que sea verificable e inmediato.

Un estudio de la firma Ipsos-Napoleón Franco de febrero pasado le dio un 8% de la intención de voto, comparado con el 25% para Santos. Y más de la mitad de los consultados dijeron no saber quién era. La muestra, con un margen de error de más-menos el 3,1%, fue hecha a 1.208 personas en las principales ciudades del país.

Los últimos sondeos, sin embargo, le dan a Zuluaga serias posibilidades de convertirse en el próximo mandatario de Colombia en los comicios del 25 de mayo o en una eventual segunda vuelta el 15 de junio. Dos encuestas lo ubicaron segundo a fines de abril, cada vez más cerca de Santos, y alejándose del ex alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, que por momentos estuvo segundo, y de otros dos candidatos.

"La clave (del despegue) está en que yo no he dejado de trabajar un solo día", le dijo a la AP Zuluaga, un economista de hablar pausado que, al decir del senador Juan Carlos Vélez, "es un provinciano de espíritu tranquilo, sin soberbia y que no reacciona en caliente, un cualidad que le ayuda a equivocarse menos".

Desde entonces Zuluaga siempre se ha mantenido al alza en los sondeos. Incluso una encuesta de Cifras y Conceptos publicada a principios de mayo mostraba que eventualmente podría derrotar a Santos en una segunda vuelta. La muestra fue hecha a 2.762 personas en 62 ciudades del país entre el 9 y el 12 de mayo con un margen de error de 2,9%.

Para César Caballero, gerente de la mencionada firma encuestadora, el repunte de Zuluaga obedece en parte a que "ha hecho un gran trabajo al unificar el uribismo" luego de que en octubre pasado, cuando salió elegido como aspirante del Centro Democrático, el precandidato derrotado, el ex vicepresidente Francisco Santos, se quejó de poca transparencia en la convención.

Hoy Francisco Santos, primo del presidente Santos, está en la campaña de Zuluaga y ha hecho comerciales en los que invita a no votar por su familiar "porque lo conozco".

Zuluaga apareció ganador por encima de Santos en las dos vueltas. En la primera conseguiría el 29,3% de la intención de voto, frente al 29,0% del presidente, mientras que en la segunda recibiría el 42,5%, contra el 35,1% de Santos. La muestra de la firma Invamer-Gallup resultó de entrevistas a 1.184 personas entre el 10 y el 13 de mayo en las principales ciudades del país. El margen de error fue del 3%.

Casado y padre de tres hijos, Zuluaga nació el 3 de febrero de 1959 en Pensilvania, un pequeño municipio cafetero del departamento de Caldas y a unos 148 kilómetros al noroeste de la capital colombiana.

A diferencia de Santos, que ocupó por primera vez un cargo de elección popular a los 58 años, Zuluaga empezó su carrera política desde abajo: fue concejal (1988-1990) y alcalde de su pueblo (1990-1992). Se desempeñó como senador de la República de 2002 a 2006 y como ministro-consejero y ministro de Hacienda de Uribe entre 2006 y 2010.

Terminada la presidencia de Uribe, Zuluaga expresó de inmediato sus ambiciones de ser el candidato del uribismo a la primera magistratura en 2014. Y Uribe le dio su apoyo sin pensarlo dos veces.

Resta por verse el impacto del escándalo que estalló el 6 de mayo cuando el fiscal general, Eduardo Montealegre, reportó la captura de Andrés Fernando Sepúlveda, un experto en informática que prestaba servicios en redes sociales a la campaña de Zuluaga.

Según el fiscal, Sepúlveda espiaba el correo electrónico de Santos y de delegados de las FARC en el proceso de paz de La Habana. "Lo del tema del correo electrónico del presidente no es cierto", aseguró por teléfono el abogado de Sepúlveda, Luis Bernardo Alzate.

Zuluaga negó haber cometido delito alguno, aunque reconoció que Sepúlveda hacía parte de su equipo de trabajo.

Un estrecho colaborador y amigo de Zuluaga, el excongresista Luis Alfonso Hoyos, renunció a su campaña luego de que RCN Televisión hiciera público un video en el que se le veía ingresando a la sede del canal en compañía de Sepúlveda para supuestamente entregar información en contra de la organización de Santos.

Hay quienes se preguntan si con Zuluaga puede ocurrir lo mismo que con Santos, quien tomó distancia de Uribe luego de ganar la presidencia. Aparentemente Uribe no le perdona a Santos que hubiera vinculado a su gabinete a enemigos suyos; tampoco que tres días después de haberse posesionado como presidente hubiera hecho las paces con el hoy fallecido presidente venezolano Hugo Chávez --su enemigo ideológico--, y mucho menos el proceso de paz con las FARC.

Pero la impresión generalizada es que Zuluaga no le dará la espalda a su padrino y es previsible que si gana el país regrese a lo que se vivió entre 2002 y 2010, cuando gobernó Uribe: seguridad, crecimiento económico con inversión privada nacional y extranjera y un sistema de amplia participación popular con los consejos comunales de gobierno, dijo a la AP José Obdulio Gaviria, senador electo del Centro Democrático.

Para Gaviria, Zuluaga no traicionará al exgobernante porque "hoy hay una estructura política-institucional que dirige personalmente el presidente Uribe y que tiene además un muy fuerte partido político".