Yijadistas sunitas crean "califato islmámico" en Irak

El grupo rebelde EIIL, en ofensiva desde el 9 de junio, anuncia en la web la formación de un “Estado sin fronteras” en áreas conquistadas en ese país y Siria, y nombra a su “califa”.
Tropas kurdas dispararon ayer contra milicias del EIIL sunita en Diyala, en el norte de Irak.
Tropas kurdas dispararon ayer contra milicias del EIIL sunita en Diyala, en el norte de Irak. (Reuters)

Bagdad, Washington

Los yijadistas sunitas del Estado Islámico en Irak y Levante (EIIL), que llevan a cabo una ofensiva en Irak y combaten en Siria, anunciaron ayer la creación de un “califato islámico” en las áreas conquistadas en ambos países, mientras el ejército iraquí intentaba recobrar varias ciudades al norte de Bagdad.

En una grabación de audio divulgada en internet, el EIIL designó a su jefe Abu Bakr al Baghdadi, antiguo compañero de armas de Obama bin Laden en Afganistán, como “califa” y, por tanto, “jefe de los musulmanes” en todo el mundo.

“La shura (consejo) del Estado islámico decidió anunciar el establecimiento del califato islámico y designar un califa para el Estado de los musulmanes. El jeque yijadista Al Baghdadi ha sido designado califa de los musulmanes”, anunció Abu al Adnani, vocero del EIIL.

Las palabras “Irak” y “Levante” fueron suprimidas de la sigla EIIL, cuyo nombre oficial es ahora “Estado islámico”, añadió Adnani.

En Siria, el EIIL —conocido como ISIS— controla la mayor parte de la provincia de Raqa (norte) y amplias zonas de la provincia petrolera de Deir Ezzor (este), fronteriza con Irak, además de tener posiciones en Alepo (norte).

En el terreno, el ejército iraquí intentaba recuperar Tikrit, capital de la provincia de Saladino (norte) y otras ciudades al norte de Bagdad conquistadas por los rebeldes sunitas en su feroz ofensiva desde el 9 de junio.

En Tikrit, 160 km al norte de Bagdad, nació en 1937 el dictador Sadam Husein (1979-2003), también sunita, antiguo aliado de Estados Unidos, que sin embargo lo derrocó con la invasión de 2003. Husein se refugió en Tikrit, pero fue capturado y en diciembre de 2006 fue condenado a la horca por el Alto Tribunal penal iraquí, controlado por EU.

El EIIL, creado por Bagdhadi en 2006 para enfrentar la invasión de EU, tiene el apoyo de algunas tribus locales, de grupos salafistas (sunitas que quieren regresar al islamismo original) y de ex oficiales del ejército de Sadam Husein.

Ayer, el ejército bombardeó posiciones y refugios de los comandantes del EIIL en el centro y oeste de Tikrit, en especial en los antiguos palacios de Husein, usados tras su caída por la administración local.

Más de mil 200 trabajadores chinos fueron evacuados de Samarra (norte) hacia Bagdad, informó ayer el gobierno chino mientras Naciones Unidas reportó 1.2 millones de desplazados por el conflicto desde el 9 de junio y más de mil muertos civiles desde entonces.

El papa Francisco se sumó ayer al llamado de los obispos iraquíes y pidió a los líderes de Irak hacer todo lo posible “por preservar la unidad nacional y evitar la guerra”.

El premier israelí, Benjamin Netanyahu, también expresó su inquietud ante el avance del EIIL y llamó a “reforzar” la vecina Jordania y “apoyar las aspiraciones de los kurdos a la independencia”.

El gobierno de Irak recibió ayer cinco de los 10 aviones de combate rusos tipo Sukhai Su-25, cuya compra por 500 millones de dólares fue anunciada el jueves por el cuestionado gobierno chiita del primer ministro Nuri al Maliki.

El director del comité de crisis de Irak, general Ali al Saidi, reclamó la división del país en zonas autónomas pero descartó la caída de Bagdad. “Todos los grupos deben conservar sus propias regiones. Es es la única solución”, afirmó en entrevista publicada ayer en el diario alemán Welt am Sonntag.

Para el general iraquí, solo con una división se podría romper el apoyo a la milicia sunita, que representa solo “10 por ciento de los combatientes. Los protagonistas son los sunitas y el partido Baaz del derrocado dictador Sadam Husein”.

EU recela de europeos

El presidente Barack Obama advirtió ayer en entrevista con la cadena ABC sobre los europeos que pueden entrar “sin visa” a EU luego de haber combatido en Siria o Irak con los rebeldes sunitas.

Unos 200 belgas, 400 británicos y 780 franceses permancieron un tiempo en Siria combatiendo contra el presidente Bashar al Asad, según informó el Pentágono.

Por eso, “debemos mejorar nuestra política de vigilancia y de inteligencia en el terreno”, dijo Obama, que no descartó “golpear a las organizaciones que tengan la intención de atacarnos”.