Estado Islámico pidió rescate por el periodista de EU

Dos funcionarios estadunidenses dijeron que milicianos del Estado Islámico habían exigido a la familia de James Foley 132 millones de dólares por la liberación del reportero.
El periodista estadunidense James Foley, momentos antes de ser asesinado por su verdugo (d), un miembro del Estado Islámico
El periodista estadunidense James Foley, momentos antes de ser asesinado por un miembro del Estado Islámico. (Estado Islámico)

Ciudad de México

Los milicianos del Estado Islámico que decapitaron al periodista estadounidense James Foley en Siria habían exigido 100 millones de euros (132 millones de dólares) por su rescate, afirmó un funcionario estadounidense el jueves.

Un segundo funcionario dijo que las demandas fueron enviadas por correo electrónico a la familia de la víctima en New Hampshire. Los dos hablaron con la condición del anonimato por no estar autorizados a hablar sobre el tema dando su nombre.

Por separado, el ex empleador de Foley dijo que los milicianos exigieron por primera vez el rescate a fines del año pasado.

El director general del GlobalPost, Philip Balboni, indicó que los gobiernos europeos pagaban mucho menos para que Estado Islámico liberase a sus rehenes.

El gobierno estadounidense tiene prohibido negociar con terroristas, incluso el pago de rescate.

Estado islámico, un grupo extremista yihadista que quiere instaurar un califato en Irak y Siria, difundió un video el martes en el que se muestra la decapitación del periodista estadounidense James Foley y amenazó con matar a otro en represalia por los ataques aéreos estadounidenses en Irak.

En un video difundido en internet, el grupo yihadista muestra a un hombre enmascarado y vestido de negro que degüella a James Foley, quien había sido secuestrado por hombres armados en noviembre de 2012 en Siria.

Foley, de 40 años, era un experimentado corresponsal que cubrió la guerra en Libia antes de dirigirse a Siria para seguir las revueltas contra Bashar al Asad para Global Post, AFP y otros medios.