Yihadistas toman base militar siria, pierden campo de gas

Desde el inicio del asalto de EI contra la División 17, al menos 50 soldados fueron ejecutados por los yihadistas, 19 murieron en un doble atentado suicida y 16 perecieron en los combates, hay ...
En esta imagen del sitio web yihadista Welayat Raqa puede verse a miembros del EI disparando a militares sirios en Raqa
En esta imagen del sitio web yihadista Welayat Raqa puede verse a miembros del EI disparando a militares sirios en Raqa (AFP)

Damasco

Los yihaddistas del Estado Islámico (EI) se apoderaron hoy de una importante base militar en el norte de Siria en combates que dejaron al menos 85 soldados muertos en 48 horas, pero perdieron el campo de gas de Chaer. "El EI tomó el control de la División 17", declaró hoy a la AFP el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

El ejército sirio se había retirado el viernes en la noche de esta gran base situada al norte de la ciudad de Raqa, bastión de EI, después de 48 horas de combates, según el OSDH. Con la pérdida de la División 17, al ejército sólo le quedan dos posiciones en la provincia de Raqa.

Desde el comienzo del asalto de EI contra esta base, el jueves al amanecer, al menos 50 soldados fueron ejecutados por los yihadistas, 19 murieron en un doble atentado suicida y al menos otros 16 perecieron en los combates, precisó el OSDH. "Centenares de soldados que sobrevivieron se retiraban a lugares seguros", pero "el paradero de unos 200 sigue siendo una incógnita", añadió Rahman.

Estos combates constituyen la primera confrontación de tanta envergadura entre el EI y las fuerzas del régimen. "Ciertos soldados ejecutados fueron decapitados, y cuerpos y cabezas fueron expuestos en Raqa", añadió. Los yihadistas también tuitearon fotos de cuerpos de soldados descabezados.

Más al sur, el ejército sirio retomó hoy el control del campo petrolero de Shaer, en la provincia central de Homs, del que los yihadistas del Estado Islámico (EI) se apoderaron hace una semana con un saldo de más de 270 muertos, informaron el ejército y el OSDH. Las fuerzas del régimen sirio de Bashar al Asad estaban retirando "las minas y los artefactos explosivos" instalados en la región, indicó un comunicado difundido por la agencia oficial Sana.

"Desde esta mañana, se producen combates alrededor del campo de Shaer (...) El ejército consiguió expulsar a los yihadistas del lugar y controla ahora el campo y las colinas circundantes", explicó a la AFP el director del OSDH. Rahman aseguró que se registraron pérdidas de combatientes en ambos bandos sin especificar su número.

Yihadistas y fuerzas de Bashar El Asad se enfrentaban asimismo desde el jueves en la provincia de Hasaka (noreste), donde el EI avanzaba, según el OSDH. En la provincia de Alepo (norte), al menos 30 soldados y milicianos del régimen murieron en una emboscada del EI la noche del viernes al sábado, según el OSDH.

Al mismo tiempo, el rival yihadista del EI, el Frente Al Nosra, difundió un video de un kamikaze estadunidense que, según la rama siria de Al Qaeda, cometió el 25 de mayo un atentado suicida contra una posición del ejército en el noroeste de Siria. El joven que aparece en las imágenes, Moner Mohamad Abu Salha, alias Abu Hurayra Al Amriki, oriundo de Florida, está considerado el primer estadunidense que comete un ataque de este tipo desde el estallido del conflicto sirio en marzo de 2011

También continúan los combates entre ejército y rebeldes. En Alepo, quince civiles, incluyendo seis niños, murieron víctimas de tiros de morteros rebeldes contra barrios de la ciudad controlados por el Ejército, que a su vez realizó incursiones en sectores rebeldes y mató a siete civiles, incluidos tres niños, según el OSDH.

En la misma provincia de Alepo, murió un niño en la caída de un helicóptero militar derribado encima del campo de refugiados palestinos de Nairab, controlado por el régimen. En el norte de Siria también, dos atentados con coches-bomba dejaron once muertos cerca de la frontera turca, en Azaz y Atmeh, según el OSDH.