Yihadistas iraquíes destruyen otra mezquita y un mausoleo en Mosul

"Brigadas del profeta Yunes (Jonás)" mataron a un miembro del Estado Islámico y secuestraron a cuatro como represalia por la destrucción de templos y mausoleos.
Una refugiada iraquí de Mosul se marcha de un centro para desplazados en Basora tras recibir un sobre con 900 dólares
Una refugiada iraquí de Mosul se marcha de un centro para desplazados en Basora tras recibir un sobre con 900 dólares (AFP)

Mosul, Bagdad

El Estado Islámico (EI) destruyó hoy una mezquita y un mausoleo en la ciudad septentrional iraquí de Mosul, donde algunos grupos están tomando represalias contra los extremistas, informó a Efe una fuente de seguridad. Los yihadistas detonaron explosivos colocados en la mezquita y el mausoleo de Qadib al Ban, en la zona de Bab Sinyar, en el oeste de Mosul.

Por otro lado, un grupo autodenominado "Brigadas del profeta Yunes (Jonás)" mataron a un miembro del EI y secuestraron a cuatro en la zona de Al Faruq, en el centro de Mosul. Este incidente se dio en represalia por la destrucción en los últimos días de varias mezquitas y mausoleos por parte del EI.

También esta semana en Mosul, cuyo control tomaron el pasado 10 de junio, los yihadistas destruyeron con explosivos la conocida mezquita y la tumba del profeta Jonás, que datan del siglo XIII. En las tendencias islamistas más rigoristas, se prohíbe la construcción de mezquitas sobre las tumbas de los santos, algo que consideran contradictorio al monoteísmo que estipula el islam.

El EI también ha atacado varios monasterios e iglesias en el norte de Irak, principalmente en Mosul, de donde hace una semana expulsó a los cristianos.

De otra parte, el presidente del Consejo municipal Bagdad, el suní Riad al Adad, y sus guardaespaldas fueron liberados hoy horas después de ser secuestrados por una milicia chií, informó a Efe una fuente de seguridad. Se desconocen las causas de este corto rapto, aunque puede estar vinculado con la crisis política y el conflicto confesional que atraviesa Irak.

Al Adad, responsable en un partido islamista, y sus escoltas fueron capturados por hombres armados disfrazados con uniformes de las fuerzas de seguridad. Los milicianos chiitas irrumpieron en la vivienda de Al Adad en la zona de Al Azamiya, en el norte de la capital, y llevaron a las víctimas a un lugar desconocido.

El Consejo municipal de Bagdad dio en un principio una versión distinta y acusó a las fuerzas de seguridad de la desaparición del dirigente sunita y sus guardaespaldas. Al Adad, es dirigente del sunita Partido Islámico iraquí, al que pertenece el nuevo presidente del Parlamento del país, Selim al Yaburi.

En 2012 estuvo encarcelado durante ocho meses acusados de delitos terroristas y en las elecciones municipales de abril del 2013 fue elegido presidente del Consejo de Bagdad.