Yihadistas controlan principales campos petroleros en este de Siria

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirmó que el Estado Islámico, que recientemente creó un "califato" entre Siria e Irak tomó el campo petrolero de Al Tanak, en el este de Deir Ezor.

Beirut

Los yihadistas del Estado Islámico (EI) se apoderaron de los principales campos petroleros y de gas de la provincia de Deir Ezor, este de Siria, fronteriza con Irak, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El EI, que anunció el lunes la creación de un "califato" en los territorios contiguos conquistados en Siria e Irak, "tomó el control del campo petrolero de Al Tanak en la zona desértica de Al Shuaitat, en el este de la provincia de Deir Ezor", informó el OSDH.

Al Tanak era el último de los grandes campos de esta provincia petrolera que quedaba fuera de su control y los yihadistas se apoderaron de él tras la retirada de los combatientes rebeldes rivales, entre ellos los miembros del Frente al Nosra, la rama iraquí de Al Qaeda. Sólo un campo petrolero, que funciona a muy bajo rendimiento, no está en manos del grupo yihadista.

"Al Ward está controlado por una tribu, y produce apenas 200 barriles diarios (bd), lo que no es nada", explicó Rami Abdel Rahman, el director del OSDH. Asimismo, los yihadistas avanzaron hacia el este de Alepo, cerca de la ciudad industrial controlada desde ahora en gran parte por el ejército sirio, según Rahman.

Sin embargo, la televisión oficial siria informó que el ejército había tomado bajo su control la totalidad de la ciudad industrial, ubicada en la periferia noreste de Alepo. "Si las fuerzas del régimen controlan la totalidad de esta zona, impedirán la entrada y salida de los rebeldes del noreste" de Alepo y podrán avanzar hacia la única ruta de abastecimiento de los rebeldes, indicó el director del OSDH.

Este avance sería el más importante del ejército en Alepo, ciudad dividida entre barrios controlados por el régimen y otros en manos rebeldes, después de hacerse con el control de la prisión central de la ciudad a finales de mayo. En el vecino Líbano, los ataques aéreos del ejército sirio contra la región fronteriza de Arsal costaron la vida a un adolescenete sirio e hirieron a varios más, según la agencia de información ANI.

De otra parte, el Ejército sirio recuperó hoy el control de la ciudad industrial de Sheij Nayar, al noreste de la localidad de Alepo (norte) y próxima a su prisión central, informó la agencia de noticias oficial Sana. La agencia señaló que unidades de las Fuerzas Armadas "restablecieron la seguridad y la estabilidad" en Sheij Nayar, donde se ubica una estación eléctrica, tras matar a los últimos terroristas y destruir sus escondites.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que el régimen solo controla el sector 1 y 2 de la zona industrial, donde libra combates con el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y otras facciones islamistas afines. Según esta ONG, los soldados se hicieron hoy con el dominio de los pueblos de Kafr Saguir, Al Rahmania y Al Nasiria, próximos a Sheij Nayar.

En las cercanías, los rebeldes tomaron el llamado edificio blanco de la cárcel de Alepo, ubicado en sus alrededores, en un intento de arrinconar a las fuerzas gubernamentales en el centro penitenciario para imponer un cerco similar al que tenían establecido hace meses. Esa área es estratégica para los insurgentes porque por ella pasa la principal vía de suministros desde el norte a los opositores que están dentro de la ciudad de Alepo.

El pasado 22 de mayo, las autoridades sirias rompieron el cerco rebelde al presidio, que duró más de trece meses.